VACUNAFEST - Todo sobre la jornada de inmunización a jóvenes de 23 años, rezagados y más
EN VIVO - Atlético de Madrid vs. Alavés por La Liga

COVID-19: Francia aconseja no vacacionar en Portugal y España por incremento de casos

El Gobierno sostiene su sugerencia debido a la evolución de la pandemia dentro de la península ibérica, donde el número de casos se está disparando por la variante Delta.

Portugal y España no son recomendadas por Francia para viajar debido a recrudecimiento COVID-19. Foto captura turismo.org
Portugal y España no son recomendadas por Francia para viajar debido a recrudecimiento COVID-19. Foto captura turismo.org
Agencia EFE

Francia desaconseja a sus ciudadanos ir de vacaciones a España y Portugal, dos de sus principales destinos turísticos, debido a que considera que estos países han sido imprudentes en la desescalada y han causado la explosión de casos que están sufriendo ahora.

El secretario de Estado de Asuntos Europeos, Clément Beaune, fue el encargado este jueves 8 de julio de lanzar el mensaje: “Los que todavía no han reservado, eviten España y Portugal en sus destinos. Es un consejo de prudencia, una recomendación en la que insisto”.

“Más vale quedarse en Francia o ir a otros países”, añadió en una entrevista en la televisión France 2 en la que también avanzó que en los próximos días van a estudiar la aplicación de “un reforzamiento de las medidas” sobre los viajes.

Eso debería suceder el lunes, cuando el presidente Emmanuel Macron reúna un nuevo Consejo de Defensa sobre la pandemia que evaluará si hay que cambiar la calificación de riesgo epidémico que atribuye a los países.

España y Portugal, como todos los demás países de la Unión Europea, están en verde; es decir, que a los viajeros procedentes de allí se les pide el certificado sanitario europeo, lo que significa una prueba de estar vacunado, de haber superado la enfermedad o un test negativo.

A los procedentes de países en naranja o en rojo se les impide el acceso a Francia si no están vacunados e incluso se les imponen cuarentenas, lo que en la práctica impide los desplazamientos turísticos.

El secretario de Estado de Asuntos Europeos, Clément Beaune. Foto: EFE

Beune contó que siguen de cerca la situación de Portugal y España porque el número de casos allí se ha disparado, y en particular en Cataluña, “adonde muchos franceses van de fiesta. Atención, mucha prudencia”.

En los últimos días, televisiones, radios y periódicos han prestado mucha atención a la multiplicación de contagios entre jóvenes que habían participado en fiestas y a la decisión de la Generalitat de cerrar el ocio nocturno y no han dejado de preguntar a expertos sobre la conveniencia de cerrar las fronteras.

En Francia, las discotecas solo podrán abrir a partir de este viernes y “con reglas muy estrictas”, como quiso volver a insistir hoy el portavoz del Gobierno, Gabriel Attal, que recordó que será imperativo para los clientes tener un certificado sanitario y que habrá cierres administrativos para las que incumplan.

En tanto, el secretario de Estado de Asuntos Europeos dijo sobre si algunos países europeos habían llevado a cabo una desescalada demasiado rápida para salvar la temporada turística: “Eso me temo. Por eso hemos sido extremadamente claros con nuestros socios europeos sobre el hecho de que hace falta un control en las entradas”.

También reprochó a España por haber permitido la llegada de turistas de países extraeuropeos con certificados de vacunas que no han sido validados por la Agencia Europea del Medicamento (AME).

Unas divergencias de puntos de vista y unos reproches que podrán ponerse sobre el tapete en la entrevista que está programada en Madrid este viernes entre los jefes de la diplomacia de los dos países, Jean-Yves Le Drian y Arancha González Laya, que entre otros temas tienen en su agenda la gestión de la pandemia en la UE.

Francia desestima viajes a ambos países debido al recrudecimiento de la COVID-19 según declaraciones. Foto: EFE

Al margen de las decisiones de restricción de viajes que puedan tomar el lunes, el Ejecutivo francés ya ha afirmado que se van a aumentar los controles, sobre todo por parte de las compañías aéreas, para verificar que se exige a los viajeros que tienen los certificados sanitarios necesarios.

Desde la semana pasada, los miembros del Gobierno repiten que hay un riesgo desde finales de julio de una cuarta oleada epidémica en Francia, a causa de la variante Delta que ya supone más del 40% de los nuevos contagios.

De momento, ya se constata que el número medio diario de casos en la última semana ha aumentado un 50% desde finales de junio, aunque sigue en un nivel relativamente bajo, con 2.766.