Kim Jong-un insiste en combatir la COVID-19 “a su estilo” tras rechazo de donación de vacunas

El líder norcoreano rechazó 3 millones de vacunas de Unicef y adelantó que las fronteras continuarán cerradas.

El gobernante de Corea del Norte señaló que deben reforzarse la prevención contra epidemias en todo el territorio, tras rechazar donación de vacunas contra la COVID-19. Foto: AFP/KCNA
El gobernante de Corea del Norte señaló que deben reforzarse la prevención contra epidemias en todo el territorio, tras rechazar donación de vacunas contra la COVID-19. Foto: AFP/KCNA
Mundo LR

Kim Jong-Un, líder del régimen en Corea del Norte, ordenó a los funcionarios que libren una campaña de prevención de epidemias más firme. “Lucharemos contra la pandemia a nuestro estilo”, señaló tras rechazar un contingente de más de 3 millones de vacunas extranjeras contra la COVID-19 ofrecidas a través de un programa de inmunización respaldado por Naciones Unidas.

Durante una reunión del Politburó, el líder norcoreano señaló que los funcionarios deben “tener en cuenta que reforzar la prevención contra epidemias es una tarea de suma importancia que no debe suavizarse ni un momento”, reportó el viernes la Agencia Central de Noticias de Corea.

Además, destacó la necesidad de medios materiales y técnicos para evitar la llegada del virus; y de aumentar la cualificación de los trabajadores de la salud, Jong-un pidió “seguir completando el sistema de prevención de epidemias”, pero insistió: “Lo haremos a nuestro estilo”.

Unicef, la agencia de la ONU que compra y distribuye las vacunas en nombre del programa COVAX, reveló que Corea del Norte rechazó un lote de unas 3 millones de dosis de la vacuna china Sinovac.

Esta semana, Jong-un reiteró a los norcoreanos que deben estar preparados para prolongadas restricciones contra la COVID-19, indicando que las fronteras podrían seguir cerradas, a pesar del empeoramiento de las condiciones económicas y alimentarias.

El país asiático fue el primero en imponer un estricto bloqueo cuando selló su frontera en enero del año anterior para evitar la propagación del coronavirus desde China, donde apareció por primera vez antes de dispersarse por el mundo. La capital, Pyongyang, insiste en que aún no ha visto ningún caso de coronavirus, según el portal El Economista de México.

Asimismo, estas medidas estarían agravando la crisis humanitaria que atraviesa Corea del Norte. Ya en junio pasado, la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura advirtió sobre el déficit alimentario generado por una temporada de cosecha peor de la esperada sumada a la reducción de importaciones.