Bebé abandonado es hallado dentro de una bolsa: “Cuídenlo, soy de la calle y no tengo nada”

“No caigo, no puedo llorar. En ese momento no lo pensé, lo agarré y lo único que se me vino a la cabeza fue darle la teta”, expresó la mujer que lo encontró.

El infante fue encontrado debajo de un auto y estaba dentro de una bolsa de tela. Foto: composición LR/Facebook/Anto Sambran
El infante fue encontrado debajo de un auto y estaba dentro de una bolsa de tela. Foto: composición LR/Facebook/Anto Sambran
Mundo LR

Un recién nacido fue hallado dentro de una bolsa de tela que estaba debajo de un auto. El hecho ocurrió el sábado pasado por la tarde y, según relata Belén Gutiérrez, escuchó un llanto y, al ver al menor, leyó una nota que habían dejado: “Cuídenlo bien, por favor”.

Gutiérrez transitaba por las calles del barrio Olimpo, en la ciudad de Lomas de Zamora, Argentina. “Yo iba a la feria, que todos los sábados se hace, y una señora se acerca al lugar y me dice: ‘Hay un bebé llorando’, pero tenía miedo de agarrarlo. Entonces me acerqué y lo levanté”, detalló la joven en conversación con el medio TN.

“Lo saqué de la bolsa y le dije a la señora que yo era mamá y lo podía alimentar... le decía a la gente que llame a la Policía, que era un bebé en serio, que estaba vivo”, contó al medio antes citado.

Inmediatamente, varias personas se acercaron tras presenciar el suceso. Asimismo, Antonella, una amiga de Gutiérrez, le dijo que entrara a su vivienda para que amamantara al pequeño mientras esperaban a las autoridades correspondientes.

Pero el menor no estaba solo, ya que, cuando lo cargaron, se percataron de una carta que habían dejado dentro de la bolsa. “Se llama Jesús. Su mamá no aguantó el parto y murió. Su padre lo abandonó apenas él venía en camino. Por favor, cuídenlo bien, yo solo soy de la calle y no tengo nada para él. No quiero que él pase hambre, como yo, ni frío. Nació el 8 de septiembre a las 04.30 a. m. Cuídenlo bien, por favor”, se aprecia en el escrito.

Por otro lado, cuando los policías llegaron al lugar, atendieron la situación rápidamente y llevaron al infante en una ambulancia a un hospital de la zona. Seguidamente, confirmaron que algunos datos de la misiva no eran verdaderos, puesto que, según los médicos, Jesús tenía alrededor de 10 días de vida, no dos.

En su parte, Gutiérrez comentó que aún seguía en shock por la experiencia que vivió. “No caigo, no puedo llorar. En ese momento no lo pensé, lo agarré y lo único que se me vino a la cabeza fue darle la teta”, manifestó la joven.

Finalmente, los agentes ya se encuentran investigando toda la zona para encontrar al responsable porque, hasta ahora, nadie ha reclamado al bebé, quien se encuentra internado en neonatología de un centro médico.