Mundo

“No tomes que no estamos en casa”: mató a su suegro porque este le pidió que dejara de beber

Tras darse a la fuga, Marcelo Jiménez fue capturado por la Policía, pero un juez lo liberó porque catalogó el hecho como “homicidio preterintencional”.

Pablo David Zamorano, de 45 años, murió luego de pedirle a su yerno que dejara de tomar alcohol. Foto: Meganoticias
Pablo David Zamorano, de 45 años, murió luego de pedirle a su yerno que dejara de tomar alcohol. Foto: Meganoticias
Mundo LR

Una amena reunión familiar en Córdoba, Argentina, acabó en una tragedia. Pablo David Zamorano, de 45 años, murió luego de pedirle a su yerno que dejara de tomar alcohol. El joven lo golpeó y acabó con su vida.

El agresor identificado como Marcelo Jiménez, de 23 años, estuvo un mes prófugo de la justicia, pero fue encontrado en la localidad argentina de Villa Rumipal. Pese a la gravedad del delito, en menos de una semana se le otorgó la libertad.

¿Qué pasó ese día?

El último 5 de junio, Pablo Zamorano llevó a su familia y a su yerno a la fiesta de cumpleaños de su compañero de trabajo. ‘Zamo’, como era conocido, se dirigió a Marcelo y le dijo lo siguiente: “No tomes que no estamos en casa”, frase que habría hecho enojar al joven.

Totalmente enojado, este le respondió que “no le pegaba porque era el papá de su novia”. Por lo que ‘Zamo’ decidió irse del lugar junto a su esposa e hijo.

Sin embargo, esa acción no habría gustado a Marcelo, puesto que lo tomó como si fuera una “traición”. Persiguió a Pablo hasta el auto y lo golpeó directamente en la cara.

El golpe causó que perdiera el equilibrio y cayó al suelo. Por el impacto, ‘Zamo’ golpeó su cabeza contra la vereda.

Fue liberado

Tras haber matado a su suegro, Jiménez se dio a la fuga, mientras que la víctima fue trasladada al Hospital Piñero, donde ingresó con el diagnóstico de muerte cerebral. Horas más tarde, confirmaron su fallecimiento.

Posteriormente, la Policía inició una investigación para dar con su paradero, teniendo como pistas una línea de teléfono y una foto publicada en redes sociales, que dieron como ubicación la Villa Rumipal, reporta Meganoticias.

Finalmente, el 5 de julio fue detenido gracias al trabajo de las autoridades y permaneció una semana en prisión. Luego, fue liberado porque el juez catalogó el hecho como “homicidio preterintencional”, es decir, que el joven no tuvo la intención de matar a su suegro.