Mutilación sexual femenina, el horror que viven las mujeres en Kenia | VIDEO

Un reportaje recordó el terror de miles de mujeres, que fueron vejadas tanto física como psicológicamente.

12 Feb 2016 | 11:20 h

Un reportaje recordó el terror de miles de mujeres, que fueron vejadas tanto física como psicológicamente.

Kenia, país independiente desde 1963 y con más de 40 millones de habitantes, es uno de los lugares donde el abuso en contra de las mujeres se ha impregnado a un nivel que alcanza ribetes de horror y salvajismo. Ello lo recordaron dos periodistas, recientemente premiadas por el Fondo de Población de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y el diario inglés The Guardian, quienes contaron el sufrimiento de niñas, jóvenes y adultas víctimas de la mutilación sexual femenina.
 
 
Si bien esta cruda realidad se registra en varias partes del continente africano, Diana Kendi y Jane Gatwiri mostraron lo que ocurre en el oeste de Kenia, donde la mutilación sexual femenina está prohibida desde el 2011, pero se deja ver que todo es letra muerta.
 
Esta vejación consiste en la ablación de clítoris, pero con fines de dominación sobre la mujer, lejos de temas médicos, mas no para fines religiosos o culturales, los cuales han sido condenados en varias partes del mundo.
 
Pero si solo el nombre causa rechazo, la manera cómo se hace esta práctica es peor, ya que se usan, refieren las periodistas, cuchillos, navajas de afeitar o cualquier objeto que sea capaz de eliminar el tejido de los órganos genitales femeninos, en especial el clítoris, por lo que se elimina toda sensación de placer sexual.
 
En la ceremonia de reconocimiento por la investigación hecha por las mujeres de prensa, se recordó que miles no solo sufren de manera física, sino que las consecuencias son fatales al punto que varias prefieren el suicidio antes de continuar con sus vidas.
 
 
 
“Durante la investigación, muchas poblaciones no nos quisieron hablar, porque somos mujeres que no hemos sido sometidas a este proceso”, dijo Kendi.
 
Es justamente en el oeste de Kenia donde se dan este tipo de actitudes, y donde las mujeres, después de dar a luz, son despojadas del clítoris, ya que existe la creencia que si una fémina no es sometida a esta intervención, es considerada prostituta.
 
En la gala de premiación, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, volvió a insistir en la lucha frontal contra la mutilación genital femenina al lado del presidente del país sede de la ceremonia, Nigeria, que tiene los índices de denuncias de este tipo más alta del mundo. Solo en el 2015 se reportó el 15 % de los casos reportados.
 
Quienes también se han pronunciado sobre la desaparición de esta práctica es el papa Francisco y Barack Obama, pero aún queda mucho por bregar, ya que miles de estos casos no solo se dan por ordenanza del líder de una aldea, sino por padres de familia y hasta otras mujeres.
 
El presente video pertenece a los archivos del diario inglés The Guardian.
 

 

 

Te puede interesar