Ex fiscal venezolano Franklin Nieves entre dos fuegos

Estados unidos. El gobierno de Venezuela lo considera un traidor, los opositores dicen que su servicio al "chavismo" debería hacerlo inelegible para obtener asilo político en EE.UU.

Estados unidos. El gobierno de Venezuela lo considera un traidor, los opositores dicen que su servicio al "chavismo" debería hacerlo inelegible para obtener asilo político en EE.UU.

Joshua Goodman. AP
 
Franklin Nieves, el ex fiscal que huyó a Miami y denunció que manipuló evidencias para lograr la condena contra el líder opositor, Leopoldo López, afirmó que lamenta profundamente sus acciones y que quiere trabajar con las autoridades de Estados Unidos para exponer cómo el Poder Judicial de Venezuela está bajo el dominio del gobierno del presidente Nicolás Maduro.
 
 
En una entrevista telefónica con The Associated Press, Nieves dijo que apoya los nuevos llamados para que el gobierno del presidente Barack Obama sancione a los funcionarios que ayudaron a condenar a López a casi 14 años de cárcel por incitar a la violencia durante las protestas antigubernamentales del año pasado.
 
Nieves fue uno de los cinco funcionarios venezolanos involucrados en el juicio a López señalados como blanco de sanciones de EE.UU. en una carta enviada por un grupo de 20 miembros del Congreso al Secretario de Estado, John Kerry, y al Secretario del Tesoro, Jacob Lew, en respuesta a la sentencia contra el líder opositor.
"Hay muchos jueces y fiscales que están ya próximos a dar el paso y decir toda la verdad con respecto a lo que pasa en Venezuela", indicó el ex fiscal.
Nieves detalló cómo sus superiores y funcionarios de alto nivel del gobierno le ordenaron detener a López y a otras tres personas incluso antes de la protesta del 12 de febrero de 2014 por la que fue enjuiciado y condenado y que dio pie a semanas de disturbios en todo el país en los que hubo más de 40 muertos.
 
Cuando se quejó de que no existían pruebas contra López, el ex fiscal dijo fue informado por el general de brigada Manuel Bernal Martínez, entonces jefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, que las instrucciones venían directamente de Maduro.
 
El mandatario venezolano no se ha pronunciado sobre el tema y Nieves no ha presentado pruebas para respaldar sus denuncias.
Nieves dijo que abandonó Venezuela después de darse cuenta de cuánto daño había causado a la familia de López, pero la oposición instó a Estados Unidos a rechazar su solicitud de asilo.
 
"La figura del asilo es reservada para perseguidos políticos. Nieves es un perseguidor con un prontuario de más de una década", dijo Patricia Andrade, jefa de Awareness Foundation de Venezuela, un grupo de exiliados con sede en Miami. Nieves sostuvo que nunca falsificó pruebas antes del juicio a López y negó haber simpatizado con el gobierno.
 
Entiende la indignación de opositores
 
La fiscal general Luisa Ortega negó que Nieves haya sido presionado y sostuvo que el ex fiscal nunca planteó ninguna objeción a sus superiores durante el juicio de 18 meses.
 
Diosdado Cabello, el poderoso presidente de la Asamblea Nacional, fue aún más lejos y acusó al fiscal de recibir 850.000 dólares de los adversarios del gobierno para difamar a la revolución iniciada por el fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013). Nieves dijo que Cabello también jugó un papel en el encarcelamiento de López.
El ex fiscal -que desde que llegó a Miami se aloja en un lugar no revelado junto a su familia y solo sale ocasionalmente- afirmó que entiende que estén indignados con él.

 

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO