AHORA - Vacunación de jóvenes de 25 y 26 años inicia hoy: todos los detalles

Pyongyang promete iniciar “una gran guerra” para reunificar Corea del Norte y del Sur

La Republica
Plataforma_glr

El régimen de Kim Jong-un advierte que ante la más mínima provocación por parte de Estados Unidos, iniciarán “una guerra para reunificar la patria”.

En medio de la tensa calma que se vive entre Corea del Norte y Estados Unidos, desde Pyongyang han advertido con iniciar “una gran guerra” ante cualquier provocación del gobierno de Donald Trump. 
 
Según el diario oficial del Partido del Trabajo de Corea, Rodong Sinmun, no solo el régimen de Kim Jong-un responderá ante las provocaciones de Norteamérica sino también el pueblo, y la intención sería reunificar ambas coreas. 
 
 
"Estados Unidos se ha vuelto loco por completo. Fracasó en intimidar a la República Popular Democrática de Corea (RPDC) y en sus intentos de conseguir [sus metas] al desplegar sus bombarderos estratégicos, portaaviones u otras armas. El Ejército y el pueblo de Corea del Norte nunca estarán intimidados por este fraude", dice el artículo.
 
Corea del Norte responderá a las provocaciones, según el informe, con ataques preventivos y una “gran guerra” por la “'reunificación de la patria', es decir con la ocupación de Corea del Sur.
 
"Los días en que Estados Unidos amenazaba a la RPDC con armas nucleares ya han pasado. Estados Unidos busca apoderarse de la RPDC por cuenta de los esfuerzos de Japón y Corea del Sur, provocándolos y empujando a la península a la guerra", señala Rodong Sinmun.
 
Al respecto, Alejandro de Benós, vocero del país oriental en Occidente, señaló en una entrevista con RT que “Corea del Norte jamás atacará primero”. “Nunca lo ha hecho. Ni ha invadido o amenazado a otras naciones. Norcorea solo quiere vivir en paz. En ningún caso vamos a ser los primeros en atacar”, agregó.
 
En tanto, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, declaró que la época de 'paciencia estratégica' en las relaciones entre Pyongyang y Washington se acabó. Sin embargo, negó la posibilidad de que su país vaya a lanzar un ataque sorpresivo contra el país asiático, a quien acusa de seguir desarrollando programa nuclear y de misiles amenazadores.