Mundo

Las cebras siguen educando en las calles de La Paz

La Republica
Plataforma_glr

Curioso programa de jóvenes voluntarios enseña a peatones y conductores sobre seguridad vial, en la capital de Bolivia. Ha tenido mucha acogida.

El cruce entre la avenida Camacho y la calle Bueno de La Paz es uno de esos caóticos hervideros de automóviles y peatones apresurados. Por eso es curioso ver a una cebra cantando, dando saltos, bailando y parando a los vehículos para que las personas puedan pasar.
 
 
Son las cebras de La Paz, un símbolo que se ha convertido en patrimonio de la ciudad boliviana, que buscan concienciar a peatones y conductores sobre construir una ciudad mejor.
 
Las cebras paceñas llevan desde 2001 saliendo a la calle como parte de un programa municipal con jóvenes voluntarios para concienciar de hábitos cívicos y seguridad vial a la población.
 
"El semáforo ya va a cambiar, subimos a la acera", dice una cebra; mientras, en el paso de cebra perpendicular, otra de sus compañeras se lanza a parar a un vehículo para que una señora mayor que se ha abalanzado en el último minuto a cruzar la calle no sea atropellada.
 
Luis Denis Sosa, que así se llama esta intrépida cebrita, cuenta que lo primero es su seguridad y la de los transeúntes.
 
Los conductores, después de más de 15 años viendo a estos simpáticos personajes por las calles, ya se han acostumbrado a sus bailes y su trabajo, así que no suele haber problemas.
 
Todo trabajo es voluntario, aunque la alcaldía les proporciona a estos jóvenes un pequeño apoyo económico en forma para transporte, alimentos y material que requieren para proseguir con los estudios, porque para ser cebra se necesita ser estudiante y tener entre 16 y 24 años.
 
El secretario municipal de Educación y Cultura Ciudadana, Sergio Caballero, explica que han valorado contratar a las cebras como funcionarios de la alcaldía, pero que finalmente, si eso ocurriera, se perdería "el valor esencial de lo que es el programa, esa vocación de servicio de los jóvenes hacia su ciudad".
 
Al principio, el programa tenía un fuerte signo social y eran jóvenes en proceso de rehabilitación o inserción social, pero el éxito ha hecho que se abra a todo tipo de jóvenes.
 
Dice Caballero que esto es un programa a largo plazo y que, después de más de una década, ya hay una generación que ha crecido con las cebras en las calles.
 
De hecho, el mayor impacto de estos personajes es el que producen en los niños, que corren a abrazarlas y les dicen a sus padres que no hay que cruzar cuando el semáforo está en rojo o que los papeles se tiran a la basura, porque antes se lo ha dicho una cebra, ya sea en la calle o en uno de los talleres que realizan en las escuelas.
 
"Ser cebra es tener una actitud, una oportunidad y las ganas de poder llevar el mensaje y masificar el amor dentro", dice otro de estos educadores, Daniel Alexander Osori. "No dejamos que la ciudadanía sea indiferente al caos de nuestra ciudad", resume. EFE