MUNDIAL QATAR 2022POLLA MUNDIALISTA
EN VIVO - Dina Boluarte juró como presidenta de la República tras vacancia de Pedro Castillo
Mundo

¿Qué halló la Policía dentro del cajón de la cómoda del caníbal Jeffrey Dahmer?

Tras el escape de Tracy Edwards, el 22 de julio de 1991, 2 policías allanaron la vivienda del caníbal de Milwaukee y lo que encontraron en la habitación los dejó desconcertados.

Jeffrey Dahmer fue apresado tras un macabro hallazgo en un cajón de su departamento. Posteriormente, asesino fue sentenciado a 15 cadenas perpetuas. Foto: composición de Gerson Cardoso/LR/The Crime Magazine/Reuters
Jeffrey Dahmer fue apresado tras un macabro hallazgo en un cajón de su departamento. Posteriormente, asesino fue sentenciado a 15 cadenas perpetuas. Foto: composición de Gerson Cardoso/LR/The Crime Magazine/Reuters
Mundo LR

La noche del 22 de julio de 1991, Tracy Edwards logró escapar del departamento 213, ubicado en los edificios Oxford de Milwaukee, tras golpear a Jeffrey Dahmer, quien horas antes le había ofrecido 100 dólares para hacerle fotos desnudo. El afroamericano se acercó a unos policías que rondaban por la zona para pedirles que le sacaran las esposas que su capturador le había colocado.

Al no poder abrir los grilletes con sus herramientas, los agentes decidieron ir a la vivienda de Jeffrey Dahmer para solicitarle la llave. Jeffrey, posteriormente conocido como ‘Caníbal de Milwaukee’, los dejó ingresar sin oponer resistencia; todo esto, sin negar que había puesto las esposas a Edwards. Fue en ese momento que el oficial Rolf Mueller se acercó a una de las habitaciones del desordenado lugar y abrió el cajón de la cómoda que allí se encontraba. El hallazgo fue escalofriante.

Dentro de la gaveta había casi 80 polaroids de personas muertas y desnudas, colocadas en posiciones sexuales; y, asimismo, imágenes de cadáveres desmembrados. De inmediato, totalmente anonadado, el oficial Mueller le mostró las fotografías a su compañero. “Estas son de verdad”, señaló al mismo tiempo en que Dahmer intentaba escapar para evitar una captura.

“Colócale las esposas”, contó Pamela Bass, la vecina del asesino, sobre lo que escuchó aquella noche al momento de la detención de Dahmer. Minutos después de aquel grito, el ‘Caníbal de Milwaukee’ fue interceptado por los agentes que también encontraron una cabeza humana dentro del refrigerador.

Las pesquisas terminaron por exhibir diversas partes de los restos humanos de las víctimas de Dahmer, que suman 17 en total. Para los expertos, el asesino en serie tomaba esas fotografías para estimular su sadismo y necrofilia, imágenes que fueron decisivas para la sentencia de 15 cadenas perpetuas consecutivas que recibió el ‘Caníbal de Milwaukee’.

Vecinos no sospechaban de asesinatos de Jeffrey Dahmer

Pamela Bass, la mujer que contó el testimonio de lo que pasó en el apartamento 213 tras la captura de Dahmer, aseguró en más de una ocasión que su vecino era amigable, no era problemático y que solía ser un poco introvertido. La fémina reconoció que el único ruido fuerte que escuchaba salir de la vivienda del asesino serial era música.

“Parecía ser un intelectual”, comentó otro vecino de Dahmer. “Podrías pensar que hacía cosas raras, pero no como los crímenes que cometió”, explicó.

Diferentes estancias del apartamento de Jeffrey Dahmer. Foto: La Vanguardia

El trágico final de Tracy Edwards, sobreviviente de los crímenes de Jeffrey Dahmer

Pese a que Tracy Edwards, el único sobreviviente de Jefrey Dahmer, logró escapar y denunciar al ‘Caníbal de Milwaukee’, no pudo llevar una vida normal.

Durante el juicio de Jeffrey Dahmer, en 1992, en el cual se sentenció al criminal a 15 cadenas perpetuas por el homicidio de 17 hombres, Tracy Edwards tuvo que testificar y relatar con lujo de detalles lo que vivió esa noche.

Así, desde el 2002, Tracy Edwards se convirtió en una persona sin hogar que iba de refugio en refugio. A partir de aquel entonces, el sobreviviente de Jeffrey Dahmer acumuló un historial delictivo por posesión de drogas y robos.

Jeffrey Dahmer y Tracy Edwards. Foto: captura de YouTube

En 2011, Tracy Edwards fue condenado a prisión por matar a un hombre, al arrojarlo desde un puente. La víctima se llamaba Jonny Jordan y falleció antes de que los rescatistas llegaran a la escena del crimen.

Tenía 52 años y fue sentenciado a pasar un año y medio en la cárcel. Después de eso, cumplió dos años de supervisión judicial. Actualmente, se desconoce el paradero de Edwards, quien se estima debe tener alrededor de 63 años.

La muerte de Jeffrey Dahmer

Tras dos años en prisión, el llamado “Monstruo de Milwaukee” falleció el 28 de noviembre de 1994. ¿La causa de su muerte? Asesinato. Un compañero llamado Christopher Scarver lo mató en medio de un incidente confuso sucedido en la lavandería de la cárcel donde Dahmer cumplía con su condena.

Al momento de su muerte, Dahmer tenía tan solo 34 años. Si bien se barajan hipótesis sobre las motivaciones tras su asesinato, todavía este hecho no ha sido del todo esclarecido. Scarver continúa en prisión por los delitos que se le atribuyen.

Según The Sun, Christopher Scarver aún cumple condena por sus delitos. Foto: New York Post

La obsesión de Jeffrey Dahmer por fotografiar a sus víctimas

Según lo que se pudo esclarecer tras las distintas pesquisas policiales que rodearon el caso de Jeffrey Dahmer, el llamado “Monstruo de Milwaukee” tenía una obsesión por coleccionar cosas que le recordaran a sus víctimas. Entre estas se encontraban, aparte de restos humanos, fotografías de los asesinatos o de las víctimas en momentos previos a sus muertes.

Cabe mencionar que fue justamente este detalle lo que terminó por revelar su faceta como asesino serial, luego que la policía descubriera estas imágenes tras allanar el apartamento en 1991.

¿Por qué Jeffrey Dahmer se obsesionó con fotografiar a sus víctimas?

Según detalló una publicación médica especializada en temas forenses, el asesino serial tenía una fijación con las fotografías de sus víctimas debido a que era probable que hubiese desarrollado una sensación de soledad y necesita objetos que “le hiciesen compañía”.

Es por ello que dedicaba tiempo a realizar altares o zonas dedicadas a coleccionar aquellas cosas que asociaba con compañía humana, en ellos, fotos de asesinatos.