Mundo

Mujer que pedía limosna para comer ganó más de 1 millón de euros: “Me han solucionado la vida”

Mercedes, con 5 hijos, recorría las calles mendigando en un barrio de España para alimentar a sus pequeños. “No conocía las lágrimas por estar contenta”, contó emocionada.

Mercedes se trasladaba hasta un supermercado, donde recibía donaciones de los vecinos de la ciudad de Alicante, en España. Foto: El País
Mercedes se trasladaba hasta un supermercado, donde recibía donaciones de los vecinos de la ciudad de Alicante, en España. Foto: El País
Mundo LR

Una mujer que cada mañana caminaba por las calles del barrio La Florida, en la ciudad de Alicante (España), pidiendo dinero, ropa o comida, esperaba un cambio de suerte jugando una lotería. Después de muchos intentos, logró que su condición económica mejorara gracias a un millonario premio.

Se trata de Mercedes, quien tiene cinco hijos. Se trasladaba hasta un supermercado, donde recibía donaciones. Se hizo conocida y querida entre los habitantes del lugar, que ya la reconocían por sus coloridos vestidos.

Una de las que más la conocía era Mari Ángeles Torregrosa, dueña de la agencia de loterías que la miraba cruzar desde el supermercado hacia su negocio, donde apostaba 1 euro, confiando su destino al azar.

El último martes repitió su rutina cotidiana y se dirigió al establecimiento que Torregrosa atiende con su hija y su esposo. Pero en esta oportunidad, Mercedes no venía a apostar, sino que tenía una consulta: “Creo que los números que salieron por la tele son los mismos que tengo yo. ¿Eso qué significa?”.

En diálogo con EuroNews, la propietaria de la agencia contó: “Ella se quedó llorando. A pesar de creer que los números coincidían, no se imaginaba que podía ser la ganadora. Así que cuando lo supimos, todos nos pusimos a llorar, y ella incluso estaba temblando de la emoción”.

La mujer que todos los días pedía limosna en la calle ahora había mejorado su vida radicalmente. Tenía en su cuenta bancaria un total de 1 271 000 euros (1 309 000 dólares) conseguidos gracias a su jugada en la lotería denominada BonoLoto.

Antes de ese emotivo momento, Mari Ángeles y su esposo Eugenio Agorreta aguardaban en el local a que llegara alguien a reclamar el premio. Tenían conocimiento de que el boleto ganador se había vendido en su agencia, pero nunca imaginaron que Mercedes era la afortunada.

“Esperamos toda la mañana a que viniera el afortunado”, contó Agorreta al periódico El País. La pareja no pensó que era ella la ganadora porque seguía con su rutina. “En principio descartamos a Mercedes porque seguía en su sitio, pidiendo junto al banco”, añadió.

“Venía todos los días a pedir. Todos los vecinos la conocen. Es una mujer muy amable y educada, de baja estatura y pelo negro”, así la describieron varias clientas de un bar local, que le obsequiaban ropa eventualmente. “No sabe leer ni escribir”, expresó Torregrosa.

Pese a convertirse en millonaria, la amable vecina conservó sus recorridos por la ciudad. Después de haber recibido el premio, regresó a la agencia para saludar a los dueños y agradecerles su apoyo. “Me han solucionado la vida”, les dijo emocionada.

“Siempre he estado llorando, no conocía las lágrimas por estar contenta”, le confesó Mercedes a la dueña del local.