Mundo

Empleado de una farmacia no quiso vender preservativos a una mujer por creencias religiosas

La empresa Walgreens respaldó la decisión de su trabajador y alegó que “cuando un miembro del equipo tiene una convicción moral o religiosa sobre la realización de una transacción, está obligado a remitir al cliente a otro empleado”.

El denunciante fue la pareja de la mujer que se acercó a caja a pagar los condones. Foto: AFP/referencia
El denunciante fue la pareja de la mujer que se acercó a caja a pagar los condones. Foto: AFP/referencia
Mundo LR

En un local de Walgreens, cadena de farmacias reconocida en Estados Unidos, un hombre denunció que uno de los empleados se negó a venderle preservativos por sus creencias religiosas. A pesar de la insólita explicación, la empresa respaldó a su trabajador.

A través de redes sociales, el usuario Nate Pentz contó el penoso episodio que le tocó vivir a su pareja Jess, quien fue a comprar unos condones porque había olvidado los suyos en casa. Al momento de que la mujer iba a pagar en caja, un joven le dijo que no cobraría los preservativos debido “a su fe”.

Pentz recalcó que reportó al trabajador en la plataforma de la empresa, ya que habría avergonzado a su novia delante de otros clientes “por sus opciones reproductivas”.

Tras el incidente, el equipo de la empresa Walgreens se comunicó con la cadena de informaciones NBC News. El portavoz de la farmacéutica indicó que las declaraciones de su trabajador no vulneraron la política de la compañía.

“Nuestras políticas están diseñadas para garantizar que satisfacemos las necesidades de nuestros pacientes y clientes, respetando al mismo tiempo las creencias religiosas y morales de los miembros de nuestro equipo”, mencionó el encargado.

También señaló que son extraños los casos en los que las creencias priman en el trabajo, pero “cuando un miembro del equipo tiene una convicción moral o religiosa sobre la realización de una transacción, están obligados a remitir al cliente a otro empleado o gerente de turno que completará la compra, que es lo que ocurrió en este caso”.