Mundo

El exasesor de Donald Trump admite que ayudó a organizar golpes de Estado en otros países

El exconsejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca se jactó públicamente que su administración planeó derrocar regímenes extranjeros.

Donald Trump (izquierda), Mike Pompeo (centro) y el exasesor de seguridad nacional, John Bolton (derecha), en una reunión en la Casa Blanca en 2019. Foto: AFP
Donald Trump (izquierda), Mike Pompeo (centro) y el exasesor de seguridad nacional, John Bolton (derecha), en una reunión en la Casa Blanca en 2019. Foto: AFP
Agencia EFE

John Bolton, quien fuera asesor de Seguridad Nacional del expresidente de EE. UU. Donald Trump (2017-2021), se jactó, este martes 12 de julio, de haber participado en la organización de diversos golpes de Estado, aunque evitó poner ejemplos.

Bolton hizo estas declaraciones al ser entrevistado en la cadena CNN para hablar sobre el asalto al Capitolio de enero de 2021 por parte de una turba de seguidores de Trump, un suceso que está siendo investigado por un comité del Congreso.

Durante la conversación, el periodista Jake Tapper dijo que “no se necesita ser brillante para intentar un golpe”, a lo que el exasesor respondió: “No estoy de acuerdo. Como alguien que ha ayudado a planear golpes de Estado, no aquí, sino en otros países, puedo decir que requiere de mucho trabajo”.

Cuando el entrevistador insistió en este punto, Bolton rehusó comentar “casos específicos”.

Acto seguido, citó la crisis política de Venezuela de 2019, cuando el Gobierno estadounidense del que formaba parte reconoció al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino.

Sobre ese episodio, Bolton dijo este martes que “la oposición intentó derrocar a un presidente elegido de forma ilegítima (Nicolás Maduro) y fracasó”.

Además, consideró “de risa” creer que Trump, con quien terminó peleado, es “ni tan siquiera la mitad de competente que la oposición venezolana” para organizar un golpe.

Bolton, considerado un ‘halcón’ republicano favorable al intervencionismo de Estados Unidos, ejerció como asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca desde 2017, hasta que en 2020 Trump lo despidió por desacuerdos sobre la política hacia Venezuela.