Mundo

Ecuador entre el caos político y el desabastecimiento

Crisis. Este domingo, por segundo día consecutivo, el Congreso entraba en debate para decidir acerca de la destitución del presidente Guillermo Lasso, a quien se le responsabiliza de la “conmoción interna” tras protestas indígenas.

Firmes. Indígenas llegan al parque El Arbolito en Quito para reunirse con el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie). Foto: AFP
Firmes. Indígenas llegan al parque El Arbolito en Quito para reunirse con el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie). Foto: AFP
Agencia AFP,Agencia EFE,

Hasta entrada la tarde, al cierre de esta edición, el Congreso de Ecuador se aprestaba a debatir por segundo día consecutivo sobre la conveniencia de destituir al presidente derechista Guillermo Lasso, acusado por un sector opositor de provocar “la conmoción interna” que deja dos semanas de protestas indígenas.

Luego de casi ocho horas de deliberaciones el sábado, en las que participaron 30 de los 137 diputados que componen el Parlamento, la sesión virtual fue aplazada para ayer a las 16H00 locales (21H00 GMT).

La bancada de Unión por la Esperanza, afín al expresidente socialista Rafael Correa (2007-2017), acusó a Lasso de la “grave crisis política y conmoción interna” que sacude al país desde el 13 de junio, con manifestaciones y bloqueos casi diarios.

Unos 14.000 indígenas protestan en Ecuador, indignados por el elevado costo de vida y la pobreza que castiga a sus territorios agrícolas.

En Quito, marchas claman por alivios como disminuir el costo de los combustibles y una moratoria de los créditos bancarios para los campesinos.

La ciudad despertó el domingo tranquila y a la expectativa del debate de destitución.

Aunque en su mayoría las protestas han sido pacíficas, las jornadas del jueves y viernes se tornaron violentas en la capital. Los enfrentamientos entre manifestantes y la fuerza pública se avivaron con la represión policial.

La prolongada movilización ya ha dejado cinco manifestantes muertos, más de cien detenidos y cerca de 500 heridos, entre civiles, policías y militares, según diversas fuentes.

La sede presidencial permanece bloqueada con vallas metálicas, alambres de cuchillas y uniformados. Uno de sus accesos advierte: “En caso de ingreso no autorizado, se hará uso de la fuerza letal”.

Rechazo. Residentes de un barrio acomodado de Quito, en contra de los reclamos indígenas. Foto: EFE

Intervenciones por la paz

No obstante, Lasso ordenó el sábado el fin del estado de excepción, bajo el cual impuso un toque de queda nocturno y militarizó la ciudad.

Por su parte, el papa Francisco llamó este domingo a la calma a todas las partes ante las sangrientas protestas indígenas registradas en Ecuador. El papa tras la oración del Ángelus en el Vaticano dijo: “Aliento a todas las partes a abandonar la violencia y las posiciones extremas. Solo con el diálogo se podrá encontrar, espero pronto, la paz social”, agregó.

El pontífice instó a “prestar atención a las poblaciones marginadas y a los más pobres, pero siempre respetando los derechos de todos y las instituciones del país”.

Escasean alimentos

Donde había abundancia, hoy hay mercados de anaqueles vacíos. Los pimientos se deshacen en las manos de lo podridos que están. Dos semanas de protestas contra el elevado costo de vida en Ecuador golpean a comerciantes y consumidores.

“La situación sigue difícil porque no hay quien traiga los alimentos de la sierra (andina)”, dice a la AFP Rosa, una mujer indígena que prefirió omitir su apellido y que desde hace 15 años vende verduras en un mercado de Guayaquil (suroeste).

En la segunda ciudad de Ecuador —puerto y núcleo comercial del país— escasean alimentos andinos como papas y choclos (maíz tierno) debido a las movilizaciones que empezaron el 13 de junio por iniciativa de la poderosa Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), de izquierda.

Al cierre de esta nota, el Ministerio de Energía de Ecuador informó que el país podría dejar de producir petróleo en las próximas 48 horas de continuar las protestas indígenas que han incluido la toma de más de mil pozos.

Cuantiosas pérdidas económicas

La afectación de las protestas contra el Gobierno de Ecuador a la economía del país alcanzó este domingo los 500 millones de dólares tras catorce días de movilizaciones por la carestía de la vida, según las estimaciones realizadas por el mismo Ejecutivo.

El ministro de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca, Julio José Prado, señaló en una rueda de prensa que el sector privado ha dejado de facturar en ese periodo unos 225 millones de dólares tras los bloqueos de vías.

Esa cifra para el sector privado crece cada día de 40 a 50 millones a medida que se prolonga la situación a nivel nacional, según destacó Prado.

Infografía - La República