Paro nacional 4 de julio - ¿qué modalidades de transporte se unen y qué piden para levantar medida? Derrumbe en Chavín de Huántar - Últimas noticias sobre daños materiales, muertes y desaparecidos

Madre vuelve a escuchar el corazón de su hijo fallecido en un niño de 14 años

Jean Paul recibió una segunda oportunidad cuando María Clark decidió donar el corazón de su hijo fallecido para salvarle la vida.

Clark dijo que, si bien extraña a su hijo, encuentra consuelo al saber que ahora está ayudando a otras personas a vivir mejor. Foto: Good Morning América
Clark dijo que, si bien extraña a su hijo, encuentra consuelo al saber que ahora está ayudando a otras personas a vivir mejor. Foto: Good Morning América
Mundo LR

Nicholas Peters, de 25 años, falleció en un accidente automovilístico hace casi dos años y su madre, María Clark, decidió donar sus órganos para ayudar a alguien en necesidad. “Dije: ‘No podemos enterrar toda esta magia, tenemos que compartirla’”, señaló la mujer al portal de “Good Morning America”.

“Él siempre fue una persona sociable, ayudando a todos, haciendo todo lo posible para asegurarse de que supieras que eras especial”, agregó la mujer de Madisonville, Louisiana.

PUEDES VER: Realizan primer trasplante renal infantil de donante incompatible en España

Tras conversarlo con su familia, María donó los órganos de su hijo a personas de todo el país, sin saber que uno de ellos se encontraba a menos de tres horas en auto de distancia.

En septiembre del 2020, en la cercana New Iberia, Louisiana, Jean Paul Marceaux, de 14 años, esperaba la oportunidad para someterse a su segundo trasplante de corazón.

El menor padecía de una condición llamada cardiomiopatía, lo que hace que su corazón bombee la sangre con menor fuerza de la normal, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

PUEDES VER: Nació prematuro y diagnosticado con cáncer, pero se salvó con un trasplante de hígado

Su primer trasplante duró diez años antes de comenzar a fallar. La madre del menor, Candance Armstrong, contó que para junio del 2020, tuvo que volver a ser internado en el hospital, hasta recibir la llamada que tanto esperaban.

“Es una dicotomía tan grande. Lo esperas porque va a sustentar la vida de tu hijo, pero sabes de qué se trata (…) Sé que otra madre está pasando por lo que he estado rezando para que no me suceda. Es una circunstancia muy inusual en la que estar”, dijo Armstrong.

Candance contó que no sabían nada de la familia que donó el primer corazón a su hijo, pero que menos de un año después del segundo trasplante, recibieron una carta de María Clark. “Que Jean Paul realmente conociera a una persona y se conectara con él y la familia, era la primera vez que nos sucedía”, agregó.

PUEDES VER: Se canceló el trasplante de riñón en un hombre porque la donante no estaba vacunada

Ambas madres conectaron de inmediato y comenzaron a escribirse regularmente. Clark recuerda una ocasión en la que recibió un video de Jean Paul bailando en su fiesta de promoción y dijo: “Ese es Nick. Lo está entendiendo, ese es Nick”.

Las familias acordaron encontrarse y, aunque tuvieron que esperar debido a la pandemia provocada por la COVID-19, el 14 de mayo del 2022 pudieron abrazarse por primera vez. “Entró y simplemente me abrazó. Me dio un fuerte abrazo, como lo hacía Nick”, dijo Clark. “Y luego, escuchar el latido del corazón, era tan fuerte y tan lleno de vida”.

Lazy loaded component

“Salió a través del estetoscopio tan fuerte, simplemente latiendo como un tambor”, dijo sobre los latidos del corazón de Jean Paul. “Estaba tan conectada con él porque se parecía mucho a Nick”.

PUEDES VER: Realizan trasplante doble de pulmón a enfermo de COVID-19 en Estados Unidos

Armstrong dice que considera a Clark, sus hijos y nietos, como parte de su familia “para siempre”, e incluso tienen fotos de Nicholas en algunos rincones de la casa, incluso en el cuarto de Jean Paul.

Clark dijo que si bien extraña a su hijo “todos los días”, encuentra consuelo al saber que ahora está ayudando a muchas otras personas a llevar vidas saludables. “Solo sé que está en el cielo, bailando y mirando hacia abajo diciendo: ‘Bien hecho’”, añadió.