ELECCIONES 2022 - Promulgan ley de plazo excepcional para inscribir a candidatos en comicios internos CTS - Promulgan ley que autoriza a disponer libremente del 100% de los fondos

“No quiero ir con mi mami”: desgarrador audio de niña que murió tras visitar a su madre

La Policía enfatizó que la trágica muerte de la menor fue un homicidio; sin embargo, casi 9 meses después, nadie ha sido arrestado.

La madre había perdido la custodia de todos sus hijos. En junio pasado, la corte indicó que su hija podría visitarla sin resguardo. Foto: New York Post
La madre había perdido la custodia de todos sus hijos. En junio pasado, la corte indicó que su hija podría visitarla sin resguardo. Foto: New York Post
Mundo LR

“No quiero ir con mi mami”, se le escucha llorar desconsoladamente a la pequeña de iniciales J. B. en un desgarrador audio entregado por la Policía. El pasado 10 de agosto, la niña de 7 años fue hallada muerta en casa de su madre, en el barrio estadounidense de El Bronx.

Ocho meses después y sin ningún acusado, las autoridades revelaron una grabación en la que la niña mostraba el temor que le tenía a su propia madre. Ella le decía a Yolanda Davis, su abuela paterna y madre adoptiva, que no quería ir con su madre biológica Navasia Jones, quien perdió la custodia de sus hijos, por presunto maltrato físico, según el New York Post.

PUEDES VER: Abogada que ganó histórico caso de aborto en EE. UU., indignada ante posible derogación

“¿Por qué?, ¿qué sucedió?”, preguntó la abuela. “No quiero ir”, gritó J. B., sin dar una razón. Cuando la niña le dijo a su abuela que “llamara a la Policía”, Davis se sorprendió.

“¿Para qué llamo a la Policía?” ella preguntó. “Porque no quiero ir con mami”, lloró desconsolada la menor.

A pesar de los llantos de súplica, la pequeña fue enviada con su madre, quien tenía derecho a verla durante los fines de semana, según la orden de un juez.

Sin embargo, en junio de 2021, la Administración de Servicios para Niños de la ciudad de Nueva York le entregó la custodia completa de la niña a su madre. Menos de dos meses después, el 10 de agosto, la pequeña estaba muerta.

PUEDES VER: Estados Unidos: conoce los requisitos y cómo tramitar la visa para turistas

Un caso sin resolver

Según las primeras declaraciones de Jones, su hija cayó y se golpeó la cabeza contra un mueble. Por su parte, el hijo mayor (17) indicó que agredió a la menor al menos ocho veces el día que falleció. Las autoridades decidieron que esos golpes no la mataron.

Después del supuesto accidente casero, la menor comenzó a vomitar y se desmayó. Su madre llamó al 911 y fue llevada de emergencia al hospital Lincoln, pero no pudo ser salvada.

Según los médicos que la atendieron, la pequeña falleció de “traumatismo abdominal por fuerza contundente”.

La Policía enfatizó que la trágica muerte de la menor es un homicidio. Sin embargo, casi nueve meses después, nadie ha sido arrestado. “La investigación está en curso”, dijo un portavoz, el viernes.

PUEDES VER: “Esto es atroz”: arrestan a pareja acusada de dejar morir de hambre a su hija de 2 años

Trágica infancia

J. B. nació en el Kings County Hospital bajo el cuidado de ACS, la agencia encargada de proteger a los niños más vulnerables de la ciudad.

Los padres no tuvieron la custodia de su hija por el historial violento con sus otros hijos, por lo que fue entregada a su abuela paterna, Yolanda Davis, durante los primeros tres años de vida.

Sin embargo, la ACS le quitó la custodia a Jones luego de enterarse de que ella dejó que su hijo entrara a la casa a visitar a la pequeña.

En 2018, la agencia devolvió a la menor a Davis tras solicitar una audiencia de la Oficina de Servicios para Niños y Familias del estado.

Tras llevarse a cabo informes psicológicos en 2019 y 2020, los terapeutas concluyeron que la niña estaba triste y retraída con su madre, pero tranquila con su padre. “No quiero ir con mamá”, habría señalado la pequeña durante una sesión de terapia, según un informe.

PUEDES VER: Senado de EE. UU. confirmó a Jerome Powell para un segundo mandato de la Reserva Federal

Poco antes de su muerte, vecinos y amigos de la pequeña la vieron usando lentes de sol, aparentemente para ocultar un ojo morado. Según la investigación, un hermano menor la golpeó con una pistola de juguete por accidente.