Paro nacional 4 de julio - ¿qué modalidades de transporte se unen y qué piden para levantar medida? Derrumbe en Chavín de Huántar - Últimas noticias sobre daños materiales, muertes y desaparecidos

Gobierno israelí niega responsabilidad en la muerte de Shireen Abu Akleh

La veterana periodista palestina recibió un disparo en la cabeza cuando cubría una redada en el campo de refugiados de Yenín.

Una mujer palestina sostiene una imagen de la periodista de Al Jazeera asesinada, Shireen Abu Akleh. Foto: Abed Al Hashlamoun / EFE
Una mujer palestina sostiene una imagen de la periodista de Al Jazeera asesinada, Shireen Abu Akleh. Foto: Abed Al Hashlamoun / EFE
Agencia EFE

Una veterana periodista de la cadena qatarí Al Jazeera, la palestina Shireen Abu Akleh, murió hoy de un disparo en la cabeza mientras ejercía su trabajo, durante una redada del Ejercito israelí en el norte de Cisjordania ocupada, una muerte de la que israelíes y palestinos se culpan mutuamente.

Tanto la Autoridad Nacional Palestina (ANP) como la dirección de Al Jazeera en Qatar han responsabilizado a los soldados israelíes de la muerte de la conocida periodista de 51 años; mientras que el Gobierno israelí acusa a palestinos armados de ser los autores del disparo mortal.

PUEDES VER: Embajador de Palestina estuvo involucrado en incidente con serenos por estacionar su auto en zona rígida

Las reacciones desde el Gobierno israelí no se han hecho esperar y tanto el primer ministro, Naftali Benet, como el ministro de Exteriores, Yair Lapid, han responsabilizado a “palestinos armados” de la muerte, además de ofrecer a las autoridades palestinas una “investigación patológica conjunta” para averiguar el origen del disparo letal, a lo que no han accedido de momento.

“Según la información que hemos recopilado, parece probable que palestinos armados -quienes disparaban indiscriminadamente- fueran los responsables de la desafortunada muerte de la periodista”, indicó Benet en un comunicado.

Periodistas rodean el cuerpo de Shireen Abu Akleh tras su muerte. Foto: AP

El Gobierno israelí apoya sus argumentos en un vídeo viralizado en las redes sociales, supuestamente de la redada de hoy en el campo de refugiados de Yenín, en el que se ve a palestinos disparando y alardeando de que habían dado a un soldado.

PUEDES VER: Colonia más grande de Palestina fuera de Medio Oriente protesta por muertes

“Dimos a un soldado, está tirado en el suelo”, se escucha decir a alguien en árabe, lo que según el Gobierno israelí es una prueba de que el disparo alcanzó por error a la periodista.

Benet insistió en que las fuerzas de seguridad israelíes “continuarán con sus operaciones antiterroristas para poner fin a la ola mortal de terror y restaurar la seguridad de los ciudadanos de Israel”.

PUEDES VER: Jerusalén: ¿qué está pasando entre Israel y Palestina?

Ola de violencia en Israel:

Desde finales de marzo, Israel ha sufrido seis ataques cometidos por palestinos o árabes-israelíes en los que han muerto un total de 18 personas, a lo que las fuerzas de seguridad han respondido reforzando la presencia militar en Cisjordania ocupada y llevando a cabo numerosas redadas y “operaciones de contraterrorismo”.

Muchos de estos operativos, como el de hoy, se han producido en el área de Yenín, donde se concentra un amplio movimiento miliciano palestino y de donde procedían la mayoría de los autores de la reciente ola de ataques.

PUEDES VER: Israel y Palestina: preguntas claves para entender por qué hay conflictos en Jerusalén

Una treintena de palestinos han muerto durante esos operativos en menos de dos meses, algunos de ellos civiles desarmados y sin vínculos con las milicias palestinas, y decenas han sido detenidos.

El movimiento palestino islamista Hamás, que gobierna en Gaza, también condenó este “asesinato atroz y premeditado”, del que responsabilizó a Israel; como parte de la cascada de reacciones que ha provocado la muerte de Akleh.

La Liga Árabe pidió una “investigación exhaustiva” sobre “el asesinato de la corresponsal por balas israelíes”, algo que también han reclamado de forma particular los Gobiernos de Jordania y Qatar, así como organizaciones de periodistas y defensoras de la libertad de prensa.