FERIADO 29 DE JUNIO - ¿Trabajadores del sector privado descansarán en esta fecha? EN VIVO - Ciclón Tropical en Venezuela: tormenta arribó en horas de la madrugada

Los médicos le diagnosticaron acidez estomacal, ahora lucha por su vida con un cáncer incurable

Los médicos le dijeron a la estudiante de 20 años que sus síntomas se debían a que “bebía” demasiado. “Ha puesto mi vida patas arriba”, dijo Georgia Ford, de 20 años, a Kennedy News.

Ford estudió Derecho en la Universidad de Exeter antes de centrarse en su salud. Foto: Kennedy News
Ford estudió Derecho en la Universidad de Exeter antes de centrarse en su salud. Foto: Kennedy News
Mundo LR

En Estados Unidos, una estudiante universitaria a la que le habían diagnosticado “acidez estomacal inducida por el alcohol” se horrorizó al descubrir que, en realidad, tenía un cáncer incurable.

“Ha puesto mi vida patas arriba”, dijo Georgia Ford, de 20 años, a Kennedy News, sobre el diagnóstico erróneo que salió terriblemente mal. “Pasé de ser una estudiante universitaria en unas pocas semanas a estar en el hospital como paciente de cáncer”.

La nativa de Gloucester, Inglaterra, tiene específicamente un cáncer raro llamado carcinoma de células renales papilares, que implica un tumor derivado de sus riñones que ha hecho metástasis en sus pulmones, hígado, ganglios linfáticos y huesos.

Ella había informado, inicialmente, al médico después de sentirse enferma con acidez estomacal, un síntoma del reflujo ácido, y le preguntó sobre sus hábitos de bebida.

PUEDES VER: Estados Unidos responde a Vladimir Putin que en Ucrania solo hay ucranianos, no nazis

Ford se encuentra actualmente en inmunoterapia para tratar su cáncer de riñón, que se ha extendido a su hígado, pulmones, ganglios linfáticos y huesos. Foto: Kennedy News

“Eran como, ‘¿Bebes mucho?’ y yo estaba como, ‘Sí, obviamente lo hago’, así que me dieron estas tabletas protectoras para el revestimiento del estómago”, recordó la joven, quien ha estado estudiando leyes en la Universidad de Exeter.

Sospechó del diagnóstico del médico cuando regresó a su casa y, aunque no bebió durante su estadía, sus síntomas persistieron.

Cuando las píldoras no funcionaron, sus médicos supuestamente atribuyeron su malestar a una aflicción diferente y poco preocupante relacionada con el dolor de espalda que había estado experimentando desde agosto de 2020. Luego, los hospitales le diagnosticaron espasmos musculares.

“Atribuyo mi dolor de espalda a una mala postura o posiciones para dormir”, manifestó Ford. “Siempre me he desplomado y sentado raro”.

PUEDES VER: Hombre trans embarazado aparece en campaña de Calvin Klein por el Día de la Madre

Ford espera estar lo suficientemente bien como para regresar a los estudios universitarios este otoño. Foto: Kennedy News

Luego se dio cuenta de que ese no era el caso. En octubre de 2021, su dolor lumbar volvió a aparecer, “obviamente en retrospectiva”, una señal de problemas renales, pensó. La estudiante estaba tan herida que apenas podía acostarse.

Pero su “síntoma principal”, señaló en Kennedy News, era una tos tan severa que le quitaba el aliento y le hacía vomitar.

“Había tosido tanto que terminaría vomitando. Ahí fue cuando comencé a perder peso porque no me aferraba muy bien a la comida”, contó.

A pesar de una mezcla heterogénea de síntomas alarmantes, los médicos aún no creían que la aspirante a abogada tuviera una condición grave.

PUEDES VER: Alia Ismail suspendió su tratamiento para ser varón y ahora busca volver a ser mujer

Incluso después de que los médicos detectaran "parches nublados" en sus pulmones, le aseguraron a Ford que no era "nada que amenazara la vida". Foto: Kennedy News

“Fui a mi médico de cabecera varias veces”, afirma la estudiante. “Cada vez que intentábamos algo nuevo y no funcionaba, volvía atrás e intentábamos otra cosa”.

“Básicamente dijeron que todo esto estaba en mi cabeza y que no estaba enferma en absoluto. Dije: ‘No puedo creer que estoy teniendo tantos síntomas graves y que todo está en mi cabeza’”, agregó.

Finalmente, Ford se presentó en la sala de emergencias después de que su tos empeorara tanto que le costaba caminar largas distancias o subir escaleras. Incluso comenzó a toser sangre. Y aunque los examinadores encontraron “parches nublados” en sus pulmones, los médicos le aseguraron que no era “nada que amenazara la vida”.

No obstante, la refirieron por tres meses a expertos respiratorios incluso cuando su condición se deterioró rápidamente, y perdió más de 20 libras.

PUEDES VER: Niñera acusada de provocar la muerte de un bebé es liberada tras 278 días de estar en prisión

La paciente finalmente llevó su caso a una clínica privada, donde finalmente le diagnosticaron carcinoma papilar de células renales. Foto: Kennedy News

Sin otro lugar a dónde acudir, reservó una cita con un médico de práctica privada en noviembre de 2021, quien finalmente le diagnosticó PRCC.

Este año se diagnosticaron alrededor de 79.000 nuevos casos de cáncer de riñón (renal) solo en los EE. UU.. La CCRP, que se observa con más frecuencia en adultos de 55 años o más, afecta al 15 % de los pacientes con cáncer de riñón y provoca síntomas como pérdida de peso inexplicable, fiebre y sangre en la orina, según los Institutos Nacionales de Salud.

Cuando se detectó el cáncer de Ford, ya se había extendido por todo su cuerpo, provocando una miríada de otros síntomas, como su misteriosa tos.

“Hay muy pocas veces en mi vida en las que me he quedado sin palabras... las palabras simplemente me evadieron por completo”, declaró la joven sobre el momento en que se enteró de su diagnóstico. “Es como esta tristeza abrumadora”, agregó.

PUEDES VER: El insólito caso del preso acusado de feminicidio que ganó unas elecciones en EE. UU.

En un esfuerzo por frenar el cáncer, la paciente comenzó la inmunoterapia, que incluía tabletas diarias y tratamiento intravenoso (IV). También lleva tanques de oxígeno portátiles cada vez que sale y usa una tubería de oxígeno por la noche para ayudarse a respirar.

Ford menciona que su objetivo es “vivir normalmente” y sentirse lo suficientemente bien como para reanudar sus estudios de derecho en septiembre. También lanzó una recaudación de fondos GoFundMe en beneficio de dos organizaciones benéficas dedicadas a luchar contra la PRCC.

A pesar de su perspectiva positiva, dice que no puede evitar especular si su pronóstico sería diferente si los médicos hubieran detectado la enfermedad antes.

“No sé cuánto más me enfermé en ese momento, y si, si me hubiera detectado un poco antes, mi historia podría ser un poco diferente”, dijo. “Es una de esas preguntas que nunca sabré, pero siempre me pregunto” continuó.

Ahora espera usar su terrible experiencia como una advertencia que destaque los peligros de no escuchar al propio cuerpo.