Mundo

Rusia amenaza con “responder” a Bosnia como a Ucrania si se une a la OTAN

EE. UU. ha catalogado la situación de peligrosa e inaceptable, y subrayó que “ningún tercer país tiene voz en los acuerdos de seguridad entre la OTAN y Estados soberanos”.

Soldados estadounidenses desfilan con las fuerzas armadas bosnias en una ceremonia del Día de la Amistad entre Bosnia y Estados Unidos en 2008. Foto: AFP
Soldados estadounidenses desfilan con las fuerzas armadas bosnias en una ceremonia del Día de la Amistad entre Bosnia y Estados Unidos en 2008. Foto: AFP
Mundo LR

Igor Kalbukhov, embajador ruso en Bosnia-Herzegovina, advirtió este jueves 17 de marzo que Rusia seguiría el “ejemplo de Ucrania” y decidiría “responder” si Sarajevo se une a la OTAN, algo que Moscú considera una “amenaza”.

“Si (Bosnia-Herzegovina) decide ser miembro de algo, es una cosa interna. Otra cosa es nuestra reacción. En el ejemplo de Ucrania hemos mostrado lo que esperamos. Si hay amenazas, reaccionaremos”, manifestó Kalbukhov en una entrevista en la televisión FTV.

Según el representante ruso, es Occidente el que supone una amenaza para Bosnia y miente al acusar a Moscú de querer inmiscuirse en asuntos internos del país.

“No tenemos ningún plan. Responderemos habiendo analizado la situación estratégica y geopolítica”, dijo el embajador, que recordó que el país está dividido sobre la entrada en la Alianza Atlántica.

El presidente de turno de la jefatura colegiada de Bosnia, el croata Zeljko Komsic, condenó “de la forma más enérgica” las palabras del diplomático ruso.

“El mensaje del embajador ruso de que seguiría una reacción de Rusia, y muestra ahí el ejemplo de Ucrania, contra la que Rusia sostiene una agresión, es una amenaza sin ambigüedades y algo inadmisible para Bosnia-Herzegovina”, dijo Komsic.

Según Komsic, las palabras del representante ruso suponen “no solo una amenaza a la nación Bosnia-Herzegovina, sino también para la paz y la estabilidad de los Balcanes occidentales”.

La embajada de Estados Unidos en Bosnia también criticó las palabras del diplomático ruso como “peligrosas, irresponsables e inaceptables” y subrayó que “ningún tercer país tiene voz en los acuerdos de seguridad entre la OTAN y estados soberanos”.

Bosnia es un país dividido por líneas étnicas y cuenta con una presidencia colegiada en la que están representados un croata, un musulmán y un serbio.

El complicado diseño administrativo de Bosnia, salido de los acuerdos de paz de Dayton para poner fin a la guerra (1992-1995), dificulta la toma de decisiones debido a la debilidad de las autoridades centrales.

Las tensiones políticas en este país han aumentado en los últimos meses, sobre todo a raíz de los planes secesionistas del líder serbobosnio, muy cercano a Rusia, Milorad Dodik, que amenazó con retirarse de instituciones pluriétnicas como las fuerzas armadas.

El pasado 10 de febrero, el Parlamento del ente autónomo serbio de Bosnia respaldó la creación de un sistema judicial propio, separado del central, en un paso anticonstitucional dentro del plan separatista de Dodik.

Con información de EFE