VIRUELA DEL MONO - Todo lo que debes saber sobre el virus tras detectarse el primer caso en Perú PARO DE TRANSPORTISTAS - Sigue las últimas noticias de la movilización que inicia hoy 27 de junio

Millones de confinados y hospitales desbordados: ¿por qué Asia tiene serios rebrotes de COVID-19?

Confinamientos de millones de personas en China, récord de contagios en Corea del Sur, y centros de salud y morgues saturadas en Hong Kong muestran el complicado escenario en gran parte de la región asiática, que durante meses presentó menor incidencia de coronavirus en el mundo.

Trabajadores trasladan los cuerpos de las personas fallecidas de un camión a un contenedor refrigerado en el depósito de cadáveres público en Hong Kong. Foto: AFP
Trabajadores trasladan los cuerpos de las personas fallecidas de un camión a un contenedor refrigerado en el depósito de cadáveres público en Hong Kong. Foto: AFP
Erick Gamarra

Tras cinco semanas de descensos, la curva global de contagios semanales de COVID-19 ha vuelto a subir. Este nuevo panorama está relacionado al récord de casos de coronavirus que se viven en varios países de Asia. El virus vuelve a generar preocupación y recuerda a otras naciones del mundo que la pandemia no ha terminado.

Asia Oriental, que durante meses ha sido una de las zonas con menor incidencia en el mundo debido en parte a la política de ‘cero COVID’, fue durante la última semana la región que más casos reportó (cinco millones) y también donde crecieron más (un 29% con respecto a la semana anterior). De manera similar, los fallecidos se elevaron en un 12% hasta 6.600.

PUEDES VER: ¿Por qué hay récord de contagios de la COVID-19 en China, si es uno de los líderes en vacunación?

Rebrotes de SARS-CoV-2 en el extenso territorio asiático provocan: confinamiento de millones de personas en China, récord de contagios en Corea del Sur y hospitales desbordados en Hong Kong.

Confinamientos en China: vacunas limitadas y fallas de la tolerancia ‘cero COVID’

Últimos reportes indicaron que China confinó a más de 30 millones de personas por brote récord del nuevo coronavirus en 13 ciudades. Esto se da en un país que reporta al 87,4% de su población inmunizada y que presenta una rigurosa estrategia ‘cero COVID’.

Sin embargo, especialistas internacionales cuestionan que China no haya aplicado vacunas de ARNm que confieren una mejor protección que las que ha desarrollado localmente, como la Sinovac, que se basa en un virus inactivado atenuado (debilitado).

Residentes hacen cola para someterse a pruebas de ácido nucleico para el coronavirus en Dalian, provincia nororiental china de Liaoning. Foto: AFP

“Investigaciones recientes muestran que las vacunas chinas ofrecen una protección limitada contra ómicron, incluso a la hora de proteger a las personas de las complicaciones de COVID severo y de la muerte. Eso quiere decir que esas vacunas no proveen de una inmunidad adecuada a una ciudadanía que carece de inmunidad natural por infección”, explicaron los doctores Ezekiel Emanuel, oncólogo y especialista en ética médica que asesoró al expresidente Barack Obama, y Osterholm, epidemiólogo de la Universidad de Minnesota, en un artículo en The New York Times.

De otro lado, China es el único país que continúa con la llamada “tolerancia de ‘cero COVID’”. Esta estrategia evitó los contagios en el país, pero también impidió que entre sus habitantes se desarrolle la inmunidad natural que obtienen quienes se han infectado.

PUEDES VER: China enfrenta nueva explosión de casos de COVID-19 y aísla provincia

“En el resto del mundo, la población adquiere inmunidad por dos vías: las vacunas y la infección natural, pero en China no ha habido infección natural”, señaló Jin Dong-Yan, profesor de Virología Molecular de la Escuela de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Hong Kong, a la BBC.

Al respecto, un reporte anual de la consultora Eurasia Group, sobre los principales riesgos geopolíticos, apuntó que el país “se encuentra en la situación más difícil debido a una política de ‘cero COVID’ que parecía increíblemente exitosa en 2020, pero ahora se trata de una lucha contra una variante mucho más transmisible con confinamientos más amplios y vacunas con eficacia limitada”.

Bajos índices de vacunación en Hong Kong

Desde hace semanas se han reportado hospitales y morgues desbordados, estantes de supermercado vacíos y lúgubres campos de cuarentena: Hong Kong vive un caos ante un creciente brote de COVID-19 en el centro financiero, normalmente reconocido por su eficiencia, que se prepara para realizar pruebas a todos sus habitantes.

Esta región era considerada como un modelo en el control de la pandemia. Como dato en referencia, para fines de 2021, de 7,5 millones de habitantes, había registrado solo 12.650 casos y menos de 220 muertes.

Trabajadores trasladan el cuerpo de la persona fallecida a un contenedor refrigerado en el depósito de cadáveres público de Fu Shan en Hong Kong. Foto: AFP

Sin embargo, desde febrero de 2022, los contagios y muertes se han incrementado drásticamente, por lo que han saturado hospitales y alcanzado cerca de 700.000 casos y alrededor de 3.500 muertes, reportó Reuters.

Entre los principales problemas que han potenciado las cifras de contagios y fallecidos en Hong Kong están: la llegada de la variante ómicron y el bajo índice de vacunación entre la población anciana.

Alrededor del 76,2% de las personas mayores de 11 años tiene la pauta completa de vacunación, pero menos de un tercio de los mayores de 80 años ha recibido dos dosis, informó Grace Tsoi, corresponsal de la BBC.

PUEDES VER: Morgues desbordadas y falta de ataúdes: nueva ola de COVID-19 golpea Hong Kong

Además, la reticencia a las vacunas también se arraigó en Hong Kong por desconfianza en las autoridades y creencia en las teorías conspirativas.

Carrie Lam, jefa del Gobierno autónomo, reconoció que la ciudad no había hecho demasiado por incentivar la inmunización a pesar de la amplia disponibilidad de vacunas y clínicas para administrarlas, y urgió a las personas de todas las edades a inocularse, sobre todo a las de la tercera edad.

Ómicron desata récord de contagios COVID-19 en Corea del Sur

Corea del Sur reportó el miércoles más de 400.000 casos nuevos de coronavirus, un récord para el país que comenzó a aliviar las restricciones pese a la ola de contagios impulsada por la variante ómicron.

Se trata del “mayor desafío” que enfrenta el país, afirmó Sohn Young-rae, una autoridad de Salud, en conferencia de prensa. “Si superamos esta crisis, nos acercaremos a un retorno a la normalidad”, agregó.

Funcionarios electorales de Corea del Sur guían a votantes infectados con el coronavirus en un colegio electoral para las recientes elecciones presidenciales en Seúl. Foto: AFP

El Gobierno había anticipado un aumento en los contagios, de acuerdo a Sohn, quien consideró que el país se acerca al punto máximo de la ola de ómicron.

Corea del Sur es el país que más casos de COVID-19 registró en la última semana en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), con 2 358 878 contagios en siete días, seguido por Vietnam con 1 795 380.

PUEDES VER: Shanghái se convierte en ciudad fantasma ante riesgo de confinamiento por COVID-19

La mayoría de la población surcoreana elegible ha sido vacunada y tiene refuerzo y el número de muertes por el coronavirus permanece bajo pese al nivel de contagios en el país de 52 millones de habitantes.

Corea del Sur ha aliviado sus reglas de distanciamiento social presionado por el sector empresarial, con muchos pequeños negocios al borde de la quiebra por las prolongadas restricciones sanitarias. También mantuvo un toque de queda nocturno para el funcionamiento de los establecimientos y un límite de seis personas para las congregaciones particulares. El 21 de marzo levantará la cuarentena obligatoria para personas vacunadas que llegan del exterior.

La OMS advierte del aumento de casos de COVID-19

“Tras varias semanas de descensos, los casos notificados de COVID-19 vuelven a aumentar en todo el mundo, especialmente en partes de Asia. Estos aumentos se producen a pesar de la reducción de las pruebas en algunos países, lo que significa que los casos que estamos viendo son solo la punta del iceberg”, ha advertido Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

PUEDES VER: La OMS advierte del aumento de casos de COVID-19: “Se verán más hospitalizaciones”

Según precisó, es “de esperar” que continúen los brotes y repuntes locales, sobre todo en zonas donde se han levantado las medidas para evitar la transmisión. Así, ha alertado que este aumento de casos se traducirá en un incremento de muertes. “Hacemos un llamamiento a todos los países para que permanezcan vigilantes”, ha pedido.

Por ello, Tedros ha instado a continuar con la vacunación, la realización de pruebas, la secuenciación, la atención temprana a los pacientes y la aplicación medidas de salud pública “de sentido común” para proteger a los trabajadores sanitarios y a la población.

Con información de EFE, AFP y EP.