Mundo

Macron: “A los no vacunados, tengo muchas ganas de fastidiarlos”

El presidente francés señala la “inmensa falta de moral” de quienes se oponen a la vacuna, ya que considera que “vienen a menoscabar la solidez de una nación”.

“No voy a ponerlos en prisión, no voy a vacunarlos a la fuerza”, expresó el presidente de Francia, Emmanel Macron. Foto: AFP
“No voy a ponerlos en prisión, no voy a vacunarlos a la fuerza”, expresó el presidente de Francia, Emmanel Macron. Foto: AFP
Agencia EFE

El presidente francés, Emmanuel Macron, se muestra particularmente combativo contra los que no han querido vacunarse y los culpa de dificultar la salida de la crisis para todo el mundo. Además, avisa que se va a seguir presionándolos y que tiene muchas ganas de fastidiarlos.

En una entrevista publicada por Le Parisien, en la que utiliza un tono particularmente desenfadado y términos muy coloquiales que han provocado rápidamente fuertes reacciones, Macron recuerda que con las medidas para limitar la vida social de los no vacunados, mediante la instauración del certificado sanitario, se ha conseguido convencer a más del 90% para pincharse.

“Queda una pequeña minoría refractaria. ¿Cómo se reduce? Se reduce, perdón por decirlo así, fastidiando todavía más. Yo no estoy para cabrear a los franceses. Echo pestes todo el día contra la Administración cuando los bloquea. Pues bien, a los no vacunados, tengo muchas ganas de fastidiarlos. Y lo vamos a seguir haciendo hasta el final”, dijo el presidente galo.

El controvertido verbo francés utilizado por el jefe del Estado, “emmerder”, es muy coloquial y, según el contexto, puede traducirse también por cabrear, hacer la vida imposible o j****.

Sus palabras llegan en plena tramitación de un proyecto de ley de su Gobierno que obligará a presentar un certificado de vacunación (que demuestre la pauta completa) para la gran mayoría de las actividades que ahora necesitan un carnet sanitario.

Es decir que ya no se podrá ir a un bar, a un restaurante, al cine, a un espectáculo, a un estadio ni se podrá viajar en transporte público de larga distancia con un simple test negativo, sino que será imperativo haberse inmunizado.

Macron justifica no haberse decantado por la obligatoriedad de la vacunación por razones sobre todo prácticas. “No voy a ponerlos en prisión, no voy a vacunarlos a la fuerza”, dice.

Además, insiste en el problema que se plantearía para controlar el cumplimiento de esa obligación y las sanciones: “¿Voy a forzar a la gente a que se vacune? ¿Voy a encarcelarlos y luego a vacunarlos?”.

El presidente francés recuerda que en los hospitales llegan sobre todo enfermos de COVID-19 que no han querido vacunarse y eso tiene consecuencias también sobre otros pacientes y genera un sentimiento en la población contra ellos.

Por eso carga contra “la inmensa falta de moral” de quienes se oponen a la vacuna, ya que “vienen a menoscabar la solidez de una nación. Cuando mi libertad viene a amenazar la de los demás, me convierto en un irresponsable. Y un irresponsable ya no es un ciudadano”.

Macron, por otra parte, deja más claras sus intenciones de cara a las elecciones presidenciales del próximo mes de abril, para las que todavía no ha formalizado su candidatura, algo que está siendo muy criticado desde la oposición, que le reprocha utilizar su cargo para hacer campaña.

“No hay falso suspenso. Tengo ganas. Desde que se den las condiciones sanitarias que lo permitan y que haya aclarado este asunto conmigo y respecto a la ecuación política, diré lo que sea con la misma libertad porque no quiero prohibirme nada. Siempre he sido libre, es lo que me ha permitido hacer cosas”, afirma el presidente francés.