LO ÚLTIMO - Congreso: aprueban citar al primer ministro Aníbal Torres
Se instalan comisiones para el periodo 2022-2033 del Congreso
Mundo

Los curiosos antecedentes de la casa donde nació la reina Isabel II

La vivienda ubicada en una concurrida calle capitalina ha sufrido varias modificaciones por diversos episodios.

El sitio donde nació la reina Isabel II ahora tiene un valor comercial. Foto: EFE
El sitio donde nació la reina Isabel II ahora tiene un valor comercial. Foto: EFE
Mundo LR

¿Un restaurante chino? ¿Un local de fiestas de moda? La vivienda donde nació la reina Isabel II protagoniza más de una teoría. La monarca británica llegó al mundo el 21 de abril de 1926 en la casa número 17 de Bruton Street en Mayfair, en Londres, y desde entonces más de una información ha circulado respecto de la propiedad donde se asentó: la casa de sus abuelos escoceses, el conde y la condesa de Strathmore.

Que sus padres se hayan mudado a una vivienda de terceros “es un recordatorio de cómo la familia real no estaba tan bien en esos días. El dinero era un problema”, dice el historiador Robert Lacey para la BBC News. En esta nota te contamos los detalles sobre el misterio que caracteriza a la vivienda de la famosa figura real.

La casa de la reina y la II Guerra Mundial

Mucho se comenta que el sitio fue blanco de los ataques durante la II Guerra Mundial. Pero, de acuerdo con las investigaciones de la BBC News, varios documentos de la Biblioteca Británica y otros archivos demuestran que la casa desapareció incluso antes de que comenzara la guerra: en 1937, un promotor inmobiliario había comenzado formalmente la demolición de la casa 17 de Bruton Street y de muchos de los edificios cercanos.

El plan era construir un hotel para el Canadian Pacific Railway, pero el sitio terminó siendo despejado para un gran espacio comercial y de oficinas. La demolición de la casa de la reina Isabel II, entonces, fue parte de lo que se denominó en un informe como “20 de las casas más históricas de Londres”.

Para mayor corroboración, una nota de un inspector de obras, cuya fecha es de mayo de 1939 y que fue encontrada en el Archivo Metropolitano de Londres, cerraba el expediente de la casa original número 17 de Bruton Street con la siguiente afirmación: “Su sitio forma parte de aquello sobre lo que se ha construido Berkeley Square House“, según informa la cadena de noticias.

Un punto de exposición de automóviles

En el Archivo Metropolitano de Londres en Clerkenwell, se han encontrado dibujos arquitectónicos antiguos que evidencian que la casa perdida habría estado alrededor de esta entrada, con la fachada que ahora es un establecimiento de exhibición de automóviles Bugattis y Bentleys para vender.

Esta información lo confirma el Ayuntamiento de Westminster, cuyos planificadores dicen que esto se puede marcar al trazar las líneas fronterizas, pero gran parte de la antigua casa de la reina ahora ha sido reemplazada por el vidrio corporativo del ingreso contiguo.

Por el momento, hay dos placas en una pared adyacente que marcan el lugar de nacimiento de la monarca, incluida una del Ayuntamiento de Westminster. Pero se han ido moviendo a medida que los edificios se han modificado. Cabe resaltar que no hay una placa oficial, porque una portavoz de English Heritage dice que tienen que estar en edificios originales —tarea imposible después de las modificaciones— y, además, no colocan placas para personas vivas.

El valor actual de la propiedad

El sitio pertenece al patrimonio de la familia real de Abu Dhabi y es parte de una lista de propiedades caracterizadas por un valor de más de US$ 6.000 millones.

“La infraestructura original 17 Bruton Street fue administrada a principios de la década de 1930 por Howard Frank, cofundador de la agencia inmobiliaria Knight Frank. Simon Burgoyne, que ahora trabaja para Knight Frank en una propiedad en la moderna Mayfair, dice que esta zona era, en aquella época, donde las familias con tierras y con propiedades en el campo, tenían sus casas en Londres”, se lee en el recuento de la BBC News.

Si la casa no hubiera pasado por la demolición, habría valido más de US$ 33 millones y hasta posiblemente US$ 135 millones, afirma Burgoyne ante el medio británico.