ELECCIONES 2022 - Por primera vez Minedu no suspenderá clases escolares a nivel nacional
Mundo

Hospitalizaciones de niños aumentan con la variante ómicron de coronavirus en EE. UU.

Un inmunólogo del hospital infantil más grande de EE. UU. señaló que la variante “ómicron no está causando infecciones más graves (...); sin embargo, está infectando a muchos más niños”.

Las autoridades en EE. UU. insistieron en la necesidad de vacunarse contra el coronavirus. Foto: AFP
Las autoridades en EE. UU. insistieron en la necesidad de vacunarse contra el coronavirus. Foto: AFP
Agencia AFP

Las hospitalizaciones pediátricas por COVID-19 marcan un récord en Estados Unidos, donde los niños están siendo cada vez más alcanzados por la variante ómicron.

Mientras los expertos están preocupados y enfatizan en intensificar la vacunación infantil, los primeros indicios sugieren que la tasa de enfermedad grave por la nueva variante podría ser menor a las anteriores, y que su carácter extremadamente contagioso está detrás del acelerado aumento de casos.

Según la Academia Estadounidense de Pediatría, casi 199.000 niños se reportaron como contagiados con COVID-19 en la semana que terminó el 23 de diciembre, la última de la que hay datos disponibles, es decir, aumentó en 50% las cifras desde principios de mes.

El único otro grupo de edad donde las hospitalizaciones han alcanzado un nuevo pico es el de la franja de 18 a 29 años.

Sin embargo, la proporción de casos graves sigue siendo mucho más baja, en términos absolutos, en comparación con los grupos de mayor edad.

Se han reportado 803 muertes de personas de 0 a 18 años por COVID-19 en Estados Unidos de un total de más de 820.000 desde que comenzó la pandemia.

Las primeras investigaciones de Hong Kong basadas en pruebas de laboratorio con muestras de tejido demostraron que ómicron se replica hasta 70 veces más rápido en los bronquios, las vías respiratorias que conducen a los pulmones, en comparación con delta, lo que puede ayudar a explicar su rápida propagación en toda la población.

“Creo que en este punto, es un juego de números”, dijo a la AFP Jim Versalovic, patólogo e inmunólogo del Texas Children’s Hospital, el nosocomio infantil más grande de Estados Unidos.

“Según lo que tenemos hasta hoy, ómicron no está causando infecciones más graves, sino que está infectando a muchos más niños. Y, por lo tanto, estamos viendo más niños hospitalizados con COVID-19”, agregó.

En todo caso, parece haber una mayor proporción de casos pediátricos leves relacionados con ómicron, una tendencia similar a la que se ve en adultos, agregó.

Su relativa levedad podría explicarse por el mismo estudio de Hong Kong, que mostró que ómicron se replicaba 10 veces más lento en los pulmones en comparación con delta. Un estudio en hámsters en la Universidad de Tokio también lo confirmó.

Pero “incluso si hay un pequeño porcentaje de niños que tendrían una enfermedad grave, un pequeño porcentaje de un gran número es un gran número”, advirtió a la AFP Henry Bernstein, pediatra del sistema hospitalario de Northwell Health en Nueva York.

Sobre por qué la tasa de casos, y en consecuencia la de hospitalizaciones, está aumentando más rápidamente en grupos de edades más jóvenes, hay varios factores que podrían explicarlo.

El asesor médico en jefe del presidente Joe Biden, Anthony Fauci, señaló a periodistas esta semana que “muchos niños están hospitalizados con COVID-19″.

En otras palabras, dado que los hospitales realizan pruebas de COVID-19 de manera rutinaria a todos los admitidos, están detectando infecciones coincidentes por coronavirus.

La tasa de vacunación también es más baja entre los niños de 5 a 11 años, que en noviembre fueron el último grupo en ser elegible.

Según cifras de la agencia federal de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), solo el 15% de este grupo está completamente vacunado, en comparación con el 84% de mayores de 12 años.

El mensaje para los padres, según Versalovic, es que “no hay tiempo que perder en vacunarse”, y eso se aplica a toda la familia, incluidos los adultos, que podrían contagiar a sus hijos, agregó Bernstein.

De hecho, los adolescentes admitidos en el hospital de Versalovic están “casi todos sin vacunar”.