Mundo

Gabriel Boric y la vez que se manifestó en contra del indulto a Alberto Fujimori

En diciembre de 2017, el mandatario electo de Chile y el excandidato ultraderechista José Antonio Kast protagonizaron un round tuitero tras el indulto de Fujimori, el cual fue anulado casi un año después.

"Cualquier persona condenada por crímenes contra la humanidad en tribunales imparciales debe cumplir condena", publicó Gabriel Boric. Foto: composición de Jazmín Ceras / La República
"Cualquier persona condenada por crímenes contra la humanidad en tribunales imparciales debe cumplir condena", publicó Gabriel Boric. Foto: composición de Jazmín Ceras / La República
Mundo LR

El indulto humanitario que se le otorgó al expresidente Alberto Fujimori el 24 de diciembre de 2017 produjo repercusiones en toda América Latina. En Chile, el mandatario electo Gabriel Boric y el excandidato presidencial José Antonio Kast sostuvieron una dura discusión en Twitter.

Todo comenzó cuando Kast afirmó que el “indulto a Fujimori en Perú es un ejemplo de cómo avanzar en justicia y no venganza”, ya que, en sus declaraciones, “un anciano de 80 años no merece morir en la cárcel, independiente de los delitos horribles que haya cometido”.

“En Chile tenemos ancianos presos, civiles y militares, que apenas pueden ponerse de pie y que requieren atención médica permanente. ¿Qué sentido tiene mantenerlos en la cárcel? Indulto, arresto domiciliario, vigilancia permanente. Todos tienen derechos humanos”, añadió, según citó el portal Cooperativa.

"Seremos firme oposición a las lógicas de impunidad", indicó Boric. Foto: captura de Twitter

Lejos de terminar la polémica, Boric no se quedó de brazos cruzados y respondió: “Parte de la derecha que llega a Chile. Seremos firme oposición a las lógicas de impunidad”.

Por su parte, el exaspirante al sillón presidencial criticó que “¿cuál es la lógica de impunidad detrás de la liberación de un anciano, enfermo e inhabilitado? Aplicar tratos inhumanos no es justicia, es venganza. En nombre de los derechos humanos no se pueden seguir violando derechos humanos”.

“Exigir que se cumplan condenas por crímenes contra la humanidad no es venganza, sino justicia. Justicia no solo en nombre de las víctimas, sino de la humanidad entera. Por eso, este tipo de delitos son imprescriptibles e inamnistiables”, contestó el presidente electo más joven en la historia de Chile.

"Cualquier persona condenada por crímenes contra la humanidad en tribunales imparciales debe cumplir condena", respondió Boric. Foto: captura de Twitter

“Y yo no vengo ‘llegando a Chile’. He salido electo cuatro veces diputado y acabo de sacar un 8% nacional. Un poquito más de humildad a la hora de venir a censurar a los que piensan distinto a ti”, subrayó Kast.

Boric replicó: “Nadie te está censurando, y con ‘llegar’ me refiero al Gobierno. No te des color para tener tribuna”.

"La izquierda lleva mucho tiempo creyéndose dueña del espacio público y se molestan cuando alguien opina distinto. Democracia se llama", subrayó Kast. Foto: captura de Twitter

Anulación del indulto a Fujimori

La Corte Suprema de Perú anuló, el 3 de octubre de 2008, el indulto concedido en diciembre del año anterior al expresidente Alberto Fujimori (1990-2000).

El Juzgado Supremo de Investigación Preparatoria de la Corte Suprema consideró que la amnistía que había concedido el ex jefe de Estado Pedro Pablo Kuzcynski (PPK) carecía de efectos jurídicos, y también ordenó la búsqueda y arresto de Fujimori para regrese a la cárcel.

Horas después de conocerse la resolución, se hizo público que Fujimori fue llevado a una clínica de Lima a causa de un padecimiento cardiaco.

El abogado de Fujimori, Miguel Pérez Arroyo, solicitó la suspensión de la orden de captura por “un inminente riesgo de muerte súbita en caso de reingresar a un establecimiento penitenciario”.

Alberto Fujimori, de 83 años, había sido indultado por PPK cuando cumplía cerca de la mitad de su condena a 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad.

La Corte Suprema de Perú anuló el 3 de octubre de 2008 el indulto a Fujimori. Foto: AFP

En ese momento, la Presidencia de Perú publicó un comunicado en el que se explicaba que Kuczynski había otorgado la gracia presidencial tras conocer la evaluación de una junta médica que aconsejó su puesta en libertad por sufrir “una enfermedad progresiva, degenerativa e incurable”.

La disposición desató, entonces, festejos entre sus miles de simpatizantes y reclamos de sus detractores.