Hombre viajó en avión de Barbados a Miami con una pistola cargada en el bolsillo

Autoridades en EE. UU. expresaron preocupación ante el incumplimiento de las normas de seguridad impuestas en el país a raíz de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Cameron Hinds estuvo con el arma oculta durante las cuatro horas del vuelo de Barbados a Miami. Foto: captura de NBC
Cameron Hinds estuvo con el arma oculta durante las cuatro horas del vuelo de Barbados a Miami. Foto: captura de NBC
Agencia AFP

Un hombre logró viajar en un avión comercial entre Barbados y la ciudad estadounidense de Miami con una pistola cargada en el bolsillo. El pasajero, identificado como Cameron Hinds, estuvo con el arma oculta durante las cuatro horas de trayecto entre Bridgetown y la ciudad de Florida, indicó el canal NBC6.

PUEDES VER: Caso Epstein: sobreviviente revela que Ghislaine Maxwell presenciaba violaciones sexuales

En el aeropuerto de Miami, agentes de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA) encontraron la pistola, con cinco balas de calibre 32 en la recámara, entre las pertenencias de Hinds.

La policía detuvo al hombre y un juez lo inculpó por llevar un arma de forma oculta, un delito que en Florida se castiga con hasta cinco años de cárcel y 5.000 dólares de multa.

Hinds se declaró no culpable y comparecerá de nuevo ante la Justicia a mediados de diciembre.

La TSA informó a las autoridades de Barbados sobre el fallo de seguridad en su aeropuerto internacional Grantley Adams.

“He solicitado con urgencia un informe que espero recibir muy pronto”, declaró ante la prensa la primera ministra barbadense, Mia Mottley, en Bridgetown.

“Alguien o varias personas rendirán cuentas” por lo ocurrido, advirtió. “Las consecuencias para el país son graves e importantes, así que tengan claro que esos fallos se resolverán”, añadió.

PUEDES VER: Niño muere al ser atacado por una jauría de perros que criaban sus abuelos en EE. UU.

La noticia es especialmente preocupante para Estados Unidos, ya que demuestra un incumplimiento de las normas de seguridad impuestas a raíz de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Washington exige a los Gobiernos extranjeros que apliquen los estándares de seguridad estadounidenses en los aeropuertos con vuelos directos al país norteamericano.