¿Por qué la OMS llamó ómicron a la nueva variante de coronavirus?

La nueva variante debía llamarse nu o xi, según el orden del alfabeto griego, pero la entidad sanitaria decidió omitir estas letras y pasar directamente a ómicron.

Según el alfabeto griego, la letra que continúa después de mu es nu. Foto: difusión
Según el alfabeto griego, la letra que continúa después de mu es nu. Foto: difusión
Mundo LR

A medida que han ido apareciendo nuevas variantes del SARS-CoV-2 desde que se secuenció la cepa original, la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha guiado del alfabeto griego para nombrar a cada una de ellas. Es por eso que se esperaba que la última de las variantes identificadas, la B.1.1.529, fuera bautizada con la siguiente letra que continuaba (nu), ya que la anterior fue denominada mu.

No obstante, la entidad decidió omitir esa letra y, además, dio otro salto y prescindió de la que le sigue (xi) para ir directamente hacia ómicron, como empleó para la nueva variante, identificada por primera vez en Sudáfrica. En un comunicado proporcionado por la agencia de noticias AP, la OMS explicó los motivos.

PUEDES VER: La médica sudafricana que dio la voz de alarma por variante Ómicron revela qué síntomas genera

“‘Nu’ se confunde demasiado fácilmente con ‘nuevo’ y ‘xi’ no se usó porque es un apellido común”, reveló la OMS. Agregó que las “mejores prácticas de la agencia para nombrar enfermedades sugieren evitar ofender a cualquier persona, grupos culturales, sociales, nacionales, regionales, profesionales o étnicos”.

Algunos usuarios en internet aludieron que ‘xi’, por ejemplo, podría ofender al nombre del actual presidente de China.

Hasta la fecha, la OMS había respetado las letras del alfabeto griego para nombrar a las variantes del coronavirus: alfa, beta, gamma y delta son actualmente consideradas “de preocupación”, al igual que ómicron, lo que quiere decir que suscita alerta máxima.

PUEDES VER: “La mayoría quiere medidas más extremas”: ómicron coincide con ansias de frenar la COVID-19

Otras, como lambda, kappa y mu, son identificadas como “variantes de interés”. Es decir, que se considera una potencial amenaza.