EN VIVO - Últimas noticias sobre el derrame de petróleo de Repsol

Matrimonio forzado de menores en Afganistán: niña de 5 años es vendida a hombre de 52

Bebés de hasta 20 días de edad son ofrecidas en matrimonio, advierte Unicef. La situación en Afganistán es crítica y el hambre es una lucha constante.

La ONU indica que solo el 5% de las familias en Afganistán tienen lo suficiente para alimentarse todos los días. Foto: referencial
La ONU indica que solo el 5% de las familias en Afganistán tienen lo suficiente para alimentarse todos los días. Foto: referencial
Mundo LR

La victoria de los talibanes en Afganistán ha significado solo crisis y muchas pérdidas para el país. Sobre todo para las mujeres y niñas, en materia de derechos, este grupo se ha visto más relegado que nunca.

De acuerdo con la Unicef, las niñas afganas son prometidas para futuros matrimonios a cambio de dotes con tan solo unas semanas de nacidas. Lamentablemente, esta situación se ha vuelto una constante en el país asiático.

PUEDES VER: Países ricos contribuyeron con la aparición de la variante Ómicron

Este es el caso de Qadir, quien vendió a su hija mayor cuando tenía 5 años a un pederasta de 52 por 1.386 libras esterlinas. La falta de comida y “el miedo” de que sus hijos “mueran de frío en el invierno” lo llevaron a tomar esta decisión, asegura al Daily Mail.

“Tuve que venderla para mantener con vida a los demás. No tenía otra opción”, se justifica.

La menor ahora tiene 7 años y el hombre a quien ha sido vendida todavía no viene por ella, pero puede hacerlo en cualquier momento. Saben que lo hará.

“Ella llora todo el tiempo. Le pregunta a su madre por qué la vendimos. Su futuro está arruinado. No estoy seguro de cómo vivirá el hombre con ella, ya que es tan pequeña. No puedo dormir pensando”, dice Qadir, de 35 años.

PUEDES VER: Abandonan a bebé recién nacida en un desagüe; gatos callejeros ayudaron en su rescate

Su caso no es aislado. la ONU indica que solo el 5% de las familias en Afganistán tienen lo suficiente para alimentarse todos los días. El resto se enfrenta al hambre ocasionalmente o incluso a diario.

“A medida que aumentan la pobreza y el hambre, más personas están vendiendo a sus hijas”, precisa el activista de derechos civiles afgano Mohammad Naeem Nazim. “Esto se está volviendo más común en nuestra cultura, lo cual es preocupante y aterrador”, agrega.