Roban millones de fondos COVID-19 al Gobierno de EE. UU. y huyen abandonando a sus hijos

La vida de la familia dio un giro de 360°; sin embargo, la actitud de “nuevos ricos” alertó a las autoridades. “Algún día volveremos a estar juntos”, se lee en una nota dejada por la pareja a sus hijos antes de desaparecer.

Richard Ayvazyan y Marietta Terabelian condenados por fraude masivo. Foto: composición/FBI
Richard Ayvazyan y Marietta Terabelian condenados por fraude masivo. Foto: composición/FBI
Mundo LR

Richard Ayvazyan y su esposa Marietta Terabelian son dos de las personas más buscadas por el Buró Federal de Investigaciones o, simplemente, FBI. La pareja, que se encuentra prófuga, fue sentenciada a prisión por robar más de USD 20 millones al Gobierno de EE. UU. en préstamos que eran destinados para ayudar a los negocios afectados por la COVID-19.

Con el inicio de la pandemia del coronavirus, la crisis afectó, como a tantos otros, al sector empresarial en todo el mundo. Personas sin trabajo y empresas en quiebra eran una constante diaria. Ante ello, las autoridades estadounidenses brindaron bonos de asistencia para los más necesitados.

PUEDES VER: Indignación en Estados Unidos por joven que abusó de 4 adolescentes y no irá a la cárcel

La medida, que pudo ayudar a muchas familias fue aprovechada por los Ayvazyan. La pareja, él de 42 y ella de 37 años, se valió de varios timos para obtener una millonaria ganancia.

Richard y Marietta utilizaron identidades falsas que incluían a personas fallecidas, ancianos o estudiantes de intercambio que habían regresado a su país de origen. Ambos fueron acumulando la ayuda estatal destinada a personas en situación de emergencia.

Richard Ayvazyan y Marietta Terabelian saliendo de una corte en Los Ángeles. Foto: Los Ángeles Times

Al plan inicial se sumaron decenas de negocios que crearon con nóminas y declaraciones de impuestos falsificadas. Richard convocó a otros para que participen de la estafa y, de esa manera, acumularon cerca de 150 solicitudes de préstamos, reporta Los Angeles Times.

Un ruidoso cambio de estilo de vida los delató

Dinero en mano, la vida de la familia dio un gran giro. Pasaron a invertir los millones recaudados en joyas, relojes de alta gama, monedas de oro, propiedades en barrios exclusivos de California, objetos de diseñador y una moto Harley Davidson.

La actitud de “nuevos ricos” llamó la atención y fue cuestión de tiempo para que se inicien los indagatorios sobre la ostentosa situación.

Imágenes del allanamiento de la mansión. Foto: Los Ángeles Time

Tras llevar a cabo las investigaciones, las autoridades derivaron en un allanamiento de su mansión de más de USD 3 millones. Luego de un par de meses más tarde, en junio de este año, el matrimonio fue declarado culpable ante la Justicia.

Padres desaparecidos, hijos abandonados

El día que el juez dictaminó la sentencia, solo estaban presentes los tres menores hijos (13, 15 y 16 años), ya que, una noche de agosto, sus padres desaparecieron. “Algún día volveremos a estar juntos”, les escribieron en una carta que dejaron encima de la cama antes de escapar.

PUEDES VER: Acusaciones de violación y de secuestro salpican al Gobierno de China

Para la justicia estadounidense, la teoría más aceptada es que los Ayvazyan huyeron. Sin embargo, se discutió una segunda posibilidad planteada por el abogado de Richard, Ashwin J. Ram, quien señaló que los sentenciados fueron secuestrados por alguno de sus colaboradores y que la despedida a sus hijos fue plantada.

El letrado persistió con su versión, pero fue desestimado por el juez encargado del caso, quien, tras recibir el aviso de que la pareja había tramitado una solicitud de emergencia de pasaportes para los tres hijos, aseguró que era evidente su plan de escape.

Publicación del FBI pidiendo información para localizar a la pareja Ayvazyan. Foto: captura de Twitter/FBI

El FBI ofrece una recompensa de USD 20.000 dólares por información que conduzca al arresto de Richard y Marietta.

Otras cuatro personas se declararon culpables de participar en el esquema y una quinta espera sentencia luego de retirar su acuerdo de culpabilidad.