ELIMINATORIAS QATAR 2022 - Revisa aquí la tabla de posiciones actualizada

Padre buscó por 26 años al asesino de su hija y logró que lo detuvieran

El colombiano Martín Mestre vio a su hija de 18 años por última vez en 1993. No obstante, ahora que halló a su asesino puede que nunca pague su pena.

En 1996 la justicia colombiana dictó una pena de 26 años para Jaime Saade por homicidio y violación sexual. Foto: Semana
En 1996 la justicia colombiana dictó una pena de 26 años para Jaime Saade por homicidio y violación sexual. Foto: Semana
Mundo LR

Colombia, 31 de diciembre de 1993: esa fue la fecha en que Martín Mestre vio por última vez a su hija Nancy, de 18 años, antes de ser abusada sexualmente y asesinada. Desde entonces, el afligido padre, que pertenecía a la Armada colombiana, le dedicó 26 años ininterrumpidos a buscar al culpable. Y lo encontró.

El acusado, identificado como Jaime Saade, había vivido todos estos años libre en Brasil. Fue detenido en 2020 gracias a la búsqueda interminable de Mestre. No obstante, un impedimento de extradición a Colombia pone en riesgo que el homicida escape y cumpla su condena.

Según detalló el progenitor a El País, Saade era amigo de Nancy. Aquel día, en la víspera de Año Nuevo, ella le había pedido permiso para celebrar las fiestas con él, con quien iba un tiempo saliendo.

PUEDES VER: COVID-19 fuera de control en Europa: desbordes hospitalarios, récord de casos y confinamientos

Al ver que su hija no llegaba, fue a buscarla y llegó hasta la casa del muchacho. Ahí encontró a la mamá de Saade, quien estaba limpiando el piso. Ella lo miró y le dijo que Nancy había tenido un accidente.

Los días siguientes transcurrieron con Nancy en el hospital y una bala alojada en su cabeza. Ella nunca volvió a despertar y el 9 de enero le avisaron que moriría.

Búsqueda por 26 años

El día en que Nancy ingresó al hospital, Jaime Saade desapareció de la vida de los Mestre. Se inició una investigación por la muerte de la joven y se determinó que había sido violada y asesinada. Además, se halló un tipo de sangre diferente en la escena del crimen que no pertenecía ni a la víctima ni al homicida.

En 1996, un juez colombiano condenó a Saade a 27 años de cárcel, aun cuando estaba prófugo. Debido a esto, la pena en su contra ha transcurrido desde entonces y prescribirá en 2023.

PUEDES VER: Confesiones de un asesino que a los 14 años violó y asesinó a su pequeña hermana

Mestre siempre tuvo presente ello por lo que inició una búsqueda implacable. En 2020 logró dar con la ubicación de Saade gracias a un curso de inteligencia que siguió. Creó cuatro perfiles falsos para acercarse a la familia del asesino de su hija.

Algunas pistas lo llevaron hasta Belo Horizonte, donde la Interpol encontró a un hombre llamado Henrique Dos Santos Abdala, casado y con dos hijos. Un examen de ADN en un vaso que bebió en un bar sirvió para comprobar que se trataba de Jaime Saade.

Fotografía actual de Jaime Saade. Foto: El País

“Estaba en mi oficina y de la emoción comencé a llorar. Me arrodillé y le di gracias a Dios”, recuerda Mestre

PUEDES VER: Indignación en Estados Unidos por joven que abusó de 4 adolescentes y no irá a la cárcel

Extradición en proceso

Colombia pidió que Saade sea extraditado de Brasil para ser sentenciado. Sin embargo, los jueces de la Corte Suprema brasileña votaron dos a dos en contra y a favor de este proceso.

“Buscaron la suerte del asesino de mi hija como si fuera un partido de fútbol. Lloré mucho”, contó el padre de Nancy.

La ley de Brasil indica que en estos casos se falla a favor del acusado. Lamentablemente para Mestre, la pena contra Saade está a punto de preescribir por lo que el homicida puede ser liberado pronto si no se logra la extradición antes de mediados de 2023.