McDonald’s adecúa baños unisex y desata polémica en Brasil

Un video viral en redes sociales muestra los baños con cabinas individuales, con acceso y lavabos comunes. Según la ley municipal, “los baños deben estar separados e identificados, uno para cada sexo”.

La Republica
Foto: captura de Twitter
Agencia AFP

El video de una cliente que llama “comunista” a McDonald’s mientras filma un baño unisex en un restaurante encendió las redes sociales en Brasil. La cadena fue notificada por funcionarios locales por una falta.

“Respecto del video que circula en internet sobre los baños de una cadena de comida rápida, la Vigilancia Sanitaria acudió al sitio y constató que no se habían respetado las normas sanitarias del municipio”, anunció en Twitter Suellen Roim, alcaldesa de Bauru, ciudad del estado de Sao Paulo (sureste).

Tras esta notificación, McDonald’s tiene quince días para presentarse y cumplir con las normas vigentes. De lo contrario, el ayuntamiento puede imponer una multa o requerir el cierre del restaurante.

PUEDES VER: Menor se ahoga al quedar atascado su cabello en el desagüe de una piscina en Brasil

Según la ley municipal, “los baños deben estar separados e identificados, uno para cada sexo”. La polémica comenzó con un video viral en redes sociales en el que una clienta muestra los baños con cabinas individuales, con acceso y lavabos comunes.

“¡Quiero que todos vean, es un absurdo! Los niños usan estos mismos baños. Es comunismo en Bauru, una vergüenza”, alegó la internauta en el video.

El tema fue uno de los más comentados este fin de semana en Brasil en las redes sociales, incluyendo reacciones de indignación de conservadores electos que critican a la cadena de comida rápida.

McDonald’s explicó en un comunicado que adoptó las “cabinas individuales” en sus restaurantes en aras de la “inclusión y respeto”, para que “todas las personas se sientan bienvenidas a utilizarlas”.

La cadena también aseguró que está “en contacto con las autoridades locales para que (sus restaurantes) cumplan con determinados estándares”.

Los asuntos de género son particularmente sensibles en Brasil desde la llegada al poder hace tres años del presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro, habituado a repetir controvertidos pronunciamientos sexistas u homofóbicos.