Mundo

La canciller alemana Angela Merkel se despide tras 16 años en el poder en Francia

El presidente francés rindió un homenaje a la política y científica, a quien le entregó la máxima condecoración de la Legión de Honor.

El ambiente fue muy amistoso entre los dos líderes, que se saludaron con un cálido abrazo. Foto: AFP
El ambiente fue muy amistoso entre los dos líderes, que se saludaron con un cálido abrazo. Foto: AFP
Mundo LR

Emmanuel Macron rindió homenaje a la “excepcional carrera” de Angela Merkel al recibirla este miércoles 3 de noviembre en Beaune (Borgoña) para la despedida de la canciller alemana de Francia tras 16 años en el poder, durante los que colaboró estrechamente con cuatro presidentes.

“¡Angela! ¡Angela, bravo!” y “¡Danke Mutti!”, gritaba la multitud que esperaba a los dos líderes en esta ciudad del centro de Francia. La canciller acompañó al presidente con una sonrisa, junto a su esposo Joachim Sauer y a Brigitte Macron, para saludar a los cientos de personas reunidas.

Tras la solemnidad de las cumbres del G20 y de la COP26, el ambiente fue muy amistoso entre los dos líderes, que se saludaron con un cálido abrazo.

Uno de los momentos más destacados de la jornada fue cuando Macron entregó la Grand’Croix, la máxima condecoración de la Legión de Honor, a la canciller.

Una condecoración que también fue concedida a Konrad Adenauer, Willy Brandt, Helmut Kohl y Gerhard Schroeder, y que “encarna la solidez de la amistad franco-alemana, mantenida por Angela Merkel”, según la Presidencia de Francia.

“Desde que es eres canciller, Francia te conoce y te quiere”, “Durante todos estos años has contribuido a mantener a Europa unida a pesar de todos los choques”, “Este es un magnífico destino europeo”, fueron algunos de los comentarios de Emmanuel Macron al saludar la carrera “excepcional” de Angela Merkel, que dio las gracias a su anfitrión.

“Lo bueno de todos los presidentes era que compartíamos los mismos valores, aunque al principio tuviéramos a menudo ideas diferentes. A menudo conseguimos reunirnos y hacer más de lo que podríamos haber hecho por nuestra cuenta”, subrayó.

Al final de la ceremonia, abrazó a Emmanuel Macron entre los aplausos de la veintena de personas presentes. A su llegada, el presidente y la canciller visitaron, entre otros, los famosos Hospices de Beaune, una joya arquitectónica del siglo XV de estilo gótico flamígero.

Las dos parejas compartieron más tarde una cena borgoñona, regada con vinos de la región.