Bogotá busca erradicar la violencia machista a través de una línea de ayuda para hombres

La línea Calma busca prevenir la violencia de género a través de la atención a hombres que les permita comprender y educar sus propias emociones.

En 10 meses se registraron más de 2.000 llamadas. Foto: Amnistía Internacional
En 10 meses se registraron más de 2.000 llamadas. Foto: Amnistía Internacional
Mundo LR

“Bienvenido a Calma, la línea de escucha para hombres. Estamos para oírlo y orientarlo”, dice una voz masculina, tenue, pausada mediante el teléfono. Tras ello, un funcionario experto en psicología de la Alcaldía de Bogotá contesta para atender las dudas de los hombres en la capital de Colombia.

La línea Calma, iniciativa del sector público que atiende desde diciembre del 2020 y está enfocado en la prevención de actitudes machistas, busca atacar la violencia de género a través de un proceso de escucha que permita a los hombres comprender y educar sus propias emociones.

Casi 2.000 hombres han llamado a la línea en 10 meses de existencia, y unos 200 de ellos han aprovechado las 10 sesiones personalizadas a las que tienen derecho gratuitamente solo por estar dispuestos a examinar sus emociones, pensamientos y actitudes machistas.

PUEDES VER Terror en Haití: más de 15.000 mujeres y niños huyen de sus hogares para no ser secuestrados

“Me estaba convirtiendo en el macho que nunca quise ser. Pero, como estaba preocupado de que estaba sintiendo esos típicos celos del hombre tóxico, llamé a la línea y me contestó Diana, una psicóloga que me dijo que los celos son normales, que todos los sentimos, y que lo importante es saber tramitarlos”, declaró a la BBC Alex Rodríguez, un bogotano, panadero y artista de 31 años.

En Argentina, México, Perú, entre otros países de América Latina, existen programas para atender a los hombres que cometen violencia de género, pero la mayoría de ellos se enfocan en victimarios ya condenados o son impulsados por organizaciones civiles.

“Se hace mucho esfuerzo en el empoderamiento de mujeres y en el trabajo con victimarios, pero nuestra aproximación, que es de carácter antropológico, busca es prevenir la violencia machista a través de una comprensión y atención de sus causales emocionales”, explicó Henry Murrain, subsecretario en cultura ciudadana de Bogotá.