Australia: aprueban ley que regula el suicidio asistido para enfermos terminales

El país permitirá que los pacientes con enfermedades crónicas puedan decidir sobre sus vidas mediante una nueva legislación.

La nueva legislación busca apoyar a aquellas personas que quieran ayudar a sus familiares y amigos a tener una muerte digna, sin que tengan que enfrentar cargos penales. Foto: EFE
La nueva legislación busca apoyar a aquellas personas que quieran ayudar a sus familiares y amigos a tener una muerte digna, sin que tengan que enfrentar cargos penales. Foto: EFE
Mundo LR

El Gobierno de Australia determinó una nueva legislación para permitir que se lleven a cabo suicidios asistidos para aquellas personas mayores de edad con enfermedades crónicas o terminales. La nueva regulación fue presentada por los ministros de Justicia, Alma Zadic; de Salud, Wolfgang Mückstein y de Asuntos Constitucionales, Karoline Edstadler, en la rueda de prensa de este sábado 23 de octubre.

Asimismo, la medida también contiene una serie de reformas para evitar que los familiares del paciente puedan forzar el suicidio de su familiar con el fin de obtener otros beneficios, como herencias o llevados por “motivos despreciables”, señalaron las autoridades.

PUEDES VER: La “nueva Guerra Fría” enfrenta a China con Estados Unidos

Esto se da luego de que el Tribunal Constitucional de Australia (VfGH) levantara la prohibición del suicidio asistido, pero no la de eutanasia activa. Por lo que el Gobierno se vio en la necesidad de formular una nueva ley para poder aplicar restricciones al suicidio asistido. Según han informado los ministros, para que se lleve a cabo de forma correcta el proceso, primero dos médicos deben informar al paciente— en caso de notar dudas se debe informar a un psicólogo o a un psiquiatra— y luego de doce semanas de emitida la resolución la persona tendrá derecho a recoger una preparación letal en una farmacia. El periodo de espera se aplica para evitar que se tomen decisiones en fases agudas de crisis, no obstante, si al ciudadano se le calcula poco tiempo de vida, el tiempo se reduce a dos semanas.

De igual forma, si el paciente con la enfermedad terminal que ha decidido tener un suicidio asistido se ve imposibilitado de recoger su farmaco, en la resolución puede especificar a un tercero para que vaya por la sustancia. En esa línea, para llevar a cabo todos estos procedimientos, la persona deberá primero contar con una declaración firmada ante un notario o abogado. Un ‘testamento de muerte’, similar al ‘testamento de vida’, han comparado las ministras.

PUEDES VER: Biden aplaza la publicación de nuevos documentos sobre el asesinato de John F. Kennedy

La ministra de Justicia, Alma Zadic, ha informado que la nueva legislación apoyará a las personas que deseen ayudar a sus familiares y amigos a que “puedan asistir a personas muy enfermas en su decisión de morir con dignidad”. Por ello, ninguno de los involucrados en el proceso de suicidio asistido podrá ser denunciado ante la Justicia.

Igualmente, la ley también señala que será el enfermo quien deberá ingerir sin asistencia la sustancia mortal y, en caso de no ser posible, deberá ser la misma persona que active la sonda que introduzca el fármaco a su organismo.