Terror en Haití: más de 15.000 mujeres y niños huyen de sus hogares para no ser secuestrados

En un contexto de tremenda pobreza, “grandes partes de Puerto Príncipe están en manos de las bandas. Hoy en día, un niño es un producto que se vende y se compra”, advierte Unicef.

La sociedad haitiana ha protestado en repetidas ocasiones en contra de su precaria situación de seguridad y el aumento de secuestros y asesinatos. Foto: France24
La sociedad haitiana ha protestado en repetidas ocasiones en contra de su precaria situación de seguridad y el aumento de secuestros y asesinatos. Foto: France24
Agencia EFE

El número de niños y mujeres secuestrados para pedir rescate crece de forma ‘alarmante’ en Haití, donde se han producido al menos 101 raptos de enero a agosto, superando el total registrado durante todo 2020, advirtió Unicef el jueves 21 de octubre.

Según estimaciones de Unicef basadas en fuentes oficiales, 71 mujeres y 30 niños fueron secuestrados en los primeros 8 meses de 2021, frente a 59 mujeres y 37 niños en 2020, indicó la organización en un comunicado.

Este grupo representa un tercio de los 455 secuestros reportados este año, la mayoría perpetrados en la capital, Puerto Príncipe, siendo la mayor parte de las víctimas ciudadanos haitianos.

PUEDES VER: Secuestradores de misioneros en Haití piden rescate de 17 millones de dólares

El aumento de los secuestros se produce en un contexto de violencia callejera en Puerto Príncipe y sus alrededores relacionada con las pandillas, que ha obligado a más de 15.000 mujeres y niños a huir de sus hogares.

De este incremento de los secuestros de niños y mujeres, ‘lo más preocupante es que ya no hay límites’ para los delincuentes, señaló a EFE el jefe de comunicación de Unicef para América Latina, Laurent Duvillier.

En un contexto de tremenda pobreza, ‘grandes partes de Puerto Príncipe están en manos de las bandas. Hoy en día, un niño es un producto que se vende y se compra’ y, al igual que ocurre con las mujeres, ‘son más fáciles de secuestrar’, afirmó.

Desde comienzos del 2020, las bandas armadas siembran el terror en Haití. Foto: France24

PUEDES VER: Arce declara que asesinos del presidente de Haití llegaron a Bolivia para ejecutarlo

Además, ‘los padres viven con ansiedad todo el tiempo’ ante la posibilidad de que los niños puedan ser víctimas de secuestro, algo que puede ocurrir en cualquier sitio, en casa, en la calle, de camino a la escuela, incluso en la iglesia, ‘ya no hay lugar sagrado donde estar protegido’, sostuvo Duvillier.

Haití sigue recuperándose de un devastador terremoto que azotó la parte suroeste del país en agosto, dejando 130.000 casas, más de 1.000 escuelas y unas 90 instituciones de salud dañadas o destruidas.

Unicef señaló las dificultades para hacer llegar la ayuda humanitaria a las zonas más afectadas por el sismo, dada la presencia constante de miembros de pandillas en la carretera nacional que va al suroeste, donde se perpetra un secuestro tras otro de forma indiscriminada.

Esto obliga a las organizaciones humanitarias a ‘utilizar rutas alternativas para llevar los suministros de emergencia a las comunidades más afectadas, lo que aumenta los costos de transporte y el tiempo de entrega’, apunta la nota.

PUEDES VER: Haití se levanta contra la criminalidad: protestas contra la inseguridad y secuestros

Además, la expulsión desde Estados Unidos y otros países de más de 7.600 migrantes haitianos, más de la mitad mujeres y niños, podría exponer estos grupos más vulnerables a la violencia de las pandillas.

El último secuestro que ha trascendido es el de 16 misioneros estadounidenses y otro canadiense, que fueron raptados el pasado sábado cuando regresaban de un orfanato a las afueras de la capital, suceso que habría llevado al jefe de la Policía Nacional, Léon Charles, a presentar su dimisión del cargo el último jueves.

Aunque no se han ofrecido informaciones oficiales sobre el caso, fuentes del Ejecutivo han confirmado a medios que la banda 400 Mawozo los retiene, y pide un rescate de 17 millones de dólares por el grupo.