Kremlin culpa a rusos por fallida campaña de vacunación: “El problema es la toma de conciencia”

Este viernes Rusia registró un nuevo récord de casos y muertes por COVID-19, pero el Gobierno defiende su accionar. “Hay más gente que cae enferma, esa es la realidad del momento”, dijo Dmitri Peskov.

Solo un tercio de la población se han vacunado contra el coronavirus en Rusia desde diciembre. Foto: AFP
Solo un tercio de la población se han vacunado contra el coronavirus en Rusia desde diciembre. Foto: AFP
Agencia AFP

El Kremlin admitió este viernes que su campaña de vacunación contra la COVID-19 había fracasado en comparación con la de Europa, pero culpó de ello a la población, reacia a vacunarse, en plena ola epidémica.

Este viernes, Rusia registró un nuevo récord de casos y decesos por COVID-19, con 1.064 muertes y 37.141 contagios reportados en las últimas 24 horas.

“Estamos en una situación peor que la de toda una serie de países europeos en lo que respecta a la vacunación. Y, de golpe, con el impulso de variantes más agresivas, hay más gente que cae enferma, esa es la realidad del momento”, declaró a la prensa el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

PUEDES VER: Japón: barcos de II Guerra Mundial emergen desde las profundidades del mar en Islas Ogasawara

Apenas un tercio de los rusos se han vacunado contra la COVID-19 desde diciembre, en un contexto de desconfianza hacia las vacunas desarrolladas a nivel nacional.

Pero, para Peskov, la actuación del Estado no debería ponerse en entredicho, sino más bien la de la población. “El problema es la toma de conciencia de los ciudadanos”, señaló el portavoz, quien tampoco se vacunó (algo que justificó diciendo que tenía un nivel alto de anticuerpos, al haber pasado la enfermedad en mayo de 2020).

Aunque las autoridades rusas han instado a la población a vacunarse, también dieron a entender que la epidemia se podía gestionar, limitando al máximo las restricciones sanitarias para proteger la economía.

PUEDES VER: Entrenadora denuncia que talibanes decapitaron a joven voleibolista en Afganistán

El presidente Vladimir Putin decretó una semana no laborable del 30 de octubre al 7 de noviembre para frenar el repunte de casos y decesos, en tanto Moscú cerrará durante once días todos sus servicios, empresas y comercios considerados “no esenciales” a partir del 28 de octubre.

Según el gobierno, la COVID-19 ha causado en Rusia 228.453 muertes, pero la agencia de estadísticas Rosstat considera que esa cifra esta subestimada y que a finales de agosto el coronavirus había matado ya a más de 400.000 personas en el país.