Militar adopta a gatito que reanimó tras hallarlo asfixiado en erupción de volcán de La Palma

El cabo le practicó respiración boca a boca con la ayuda de un filtro de plástico y le realizó un masaje cardíaco. Tras reanimarlo, lo adoptó.

Tras ser reanimado, el gato fue atendido por el equipo de veterinarios que asiste a los animales afectados por la erupción. Foto: captura de La Vanguardia
Tras ser reanimado, el gato fue atendido por el equipo de veterinarios que asiste a los animales afectados por la erupción. Foto: captura de La Vanguardia
Mundo LR

Un cabo de la española Unidad Militar de Emergencia (UME) le salvó la vida a un gato, al que encontró exhausto e inconsciente por la inhalación de cenizas del volcán de la isla canaria de La Palma. Tanto fue el cariño que le cogió al animal, que decidió adoptarlo.

Ese militar, según informa la UME, se llama Juan Carlos Núñez y tras quince días de misión en La Palma regresa a casa. Pero antes tuvo una última misión: adoptar a Laguna, el felino al que le devolvió la vida practicándole una maniobra de reanimación cardiopulmonar.

El nombre con que bautizó a su nueva mascota rinde homenaje al barrio de Los Llanos de Aridane, que las coladas de lava atravesaron parcialmente.

PUEDES VER: “Los perros están bien”: aparece pancarta en La Palma sobre misterioso caso

En un video que se viralizó en las redes sociales, se puede apreciar cómo este militar le hace respiración el boca a boca al gato con la ayuda de un filtro de plástico y le realiza un masaje cardíaco.

Tras ser reanimado, el gato fue atendido por el equipo de veterinarios que asiste a los animales afectados por la erupción volcánica. Luego, tras haberse recuperado plenamente, fue adoptado por su nuevo compañero y salvador.

Lazy loaded component

Erupción del volcán de La Palma cumple un mes

El volcán Cumbre Vieja sigue lanzando lava y cenizas sobre la isla española de La Palma, en el archipiélago de Canarias, donde ya ha destruido centenares de viviendas y ha obligado a evacuar a casi 7.000 vecinos desde que comenzó su erupción hace un mes.

El Cumbre Vieja entró en fase eruptiva el 19 de septiembre, cuando emitió sorprendentes ríos de lava que iniciaron un lento descenso hasta alcanzar finalmente el mar. Pese a que no existen víctimas mortales, las ardientes coladas de magma —grises y naranjas― han ido destruyendo todo a su paso. Cubren ya 763 hectáreas.

La lava ha arrasado 1.956 edificios, incluidas centenares de casas, de acuerdo con las últimas cifras del Gobierno español. Las nubes, que emite el volcán, tiñen de gris parte de la isla y perturban regularmente las conexiones aéreas con La Palma.

Con información de EFE y AFP.