Líbano: protestas dejan un saldo de cuatro fallecidos

El enfrentamiento armado se llevó a cabo en el barrio de Tayuné, donde se han registrado fuertes disparos.

Tras los intentos por bloquear las investigaciones y las acusaciones contra el juez por su supuesta “politización” surgieron estas protestas radicales en el Líbano. Foto: capturas Canal N / composición LR
Tras los intentos por bloquear las investigaciones y las acusaciones contra el juez por su supuesta “politización” surgieron estas protestas radicales en el Líbano. Foto: capturas Canal N / composición LR
Mundo LR

En Líbano, al menos cuatro personas murieron y seis quedaron heridas de gravedad, durante una protesta por la destitución del juez que investiga la explosión ocurrida en el 2020 y por la que varios exministros son sospechosos de negligencia. El reclamo, que ocurrió frente al Palacio de Justicia de Líbano, tuvo a cientos de protestantes que tomaron las calles.

Esta manifestación ocurre en un contexto difícil para el Líbano, pues el país asiático atraviesa por una grave crisis política derivada de los intentos por bloquear las investigaciones y las acusaciones contra el juez por su supuesta “politización”.

Los partidarios pidieron el cese de la designación del juez Tarek Bitar, quien está a cargo de la investigación de la explosión que ocurrió en agosto del año pasado y que dejó un total 200 muertos, más de 6.500 heridos, y con una fuerte devastación en Beirut.

PUEDES VER: Explosión en Líbano: Familiares de víctimas piden justicia a un año del desastre

Más de un año desde el incidente

El pasado miércoles 4 de agosto, Líbano recordó el sombrío aniversario de la explosión. En aquel día, en el puerto de Beirut se había acumulado 2.750 toneladas de nitrato de amonio. Dicho material que se encontraba sin custodia desde el 2014 entró en contacto con el fuego de un almacén de explosivos originando un fuerte reventón con una extensión de 8 kilómetros.

A consecuencia de este accidente, el país de Líbano se encuentra en un abismo de olvido económico y financiero por el aumento del desempleo, además de una parálisis política por la renuncia de varias autoridades.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) estima que la explosión provocó destrozos en 9.700 edificios de la capital y cerca de 20.000 establecimientos comerciales. Sin embargo, pese a que ya pasó un año, la gran mayoría sigue sin reconstruir o está completamente en ruinas.