EN VIVO - Últimas noticias sobre derrame de petróleo que afecta al litoral

La increíble historia de superación de las siamesas Abby y Britanny Hensel en EE. UU.

Abby y Britanny, quienes tienen 31 años y son profesoras de matemáticas, hoy en día son referentes en la lucha por el reconocimiento de las personas con discapacidades físicas en Estados Unidos.

Las gemelas Hensel llegaron al mundo con una condición congénita particular: siamesas bicéfalas. Foto: Instagram
Las gemelas Hensel llegaron al mundo con una condición congénita particular: siamesas bicéfalas. Foto: Instagram
Mundo LR

El nacimiento de Abby y Britanny Hensel fue el 7 de marzo de 1990 en el estado de Minnesota, en Estados Unidos, y conmocionó a todo el país. A pesar de los desalentadores pronósticos de los médicos, ambas superaron grandes retos a través de los años y ahora son maestras de matemáticas en un colegio local. Las gemelas Hensel llegaron al mundo con una condición congénita particular: siamesas bicéfalas. Las hermanas mantienen sus cabezas separadas, pero comparten un mismo cuerpo.

En sus primeros días de vida, los doctores no les daban muchas esperanzas de vida, dado que su pequeño cuerpo debía llevar a cabo un gran esfuerzo para suministrar la energía suficiente a las dos. La recomendación de los especialistas era separarlas para que, al menos una de ellas, pudiera tener una vida ‘normal’.

La realidad era que ambas podían perder la vida en la intervención quirúrgica que trataba de separarlas. Patty Hensel, madre de las pequeñas, se rehusó al procedimiento. Ella eligió la vida de sus hijas juntas antes de sufrir el dolor de perder a una.

PUEDES VER: Los familiares del joven asesinado por robar en billar en Colombia: “Nadie tuvo piedad”

Las siamesas estuvieron estables durante su primer año de vida. Luego de eso, Patty y Mike Hensel, padres de las menores, tomaron un descanso considerando que podían comenzar a criar con tranquilidad a sus hijas.

Abby y Britanny tienen dos columnas unidas a una misma pelvis, es decir, comparten su sistema reproductivo, así como el hígado, un intestino grueso y un intestino delgado. Cada una tiene su corazón independiente, un brazo y una pierna. Además, en su cuerpo hay dos estómagos, dos espinas dorsales y tres pulmones.

En resumen, el sistema excretor y reproductor es uno para ambas y el resto de las funciones es personal.

Abby y Britanny Hensel entraron a estudiar desde muy pequeñas en una escuela. Foto: Instagram

Una historia, 31 años de superación

Al principio todo indicaba que terminaría en una historia trágica, pero sucedió todo lo contrario: las hermanas Hensel se adaptaron a la vida en sociedad.

Las dos aprendieron a consensuar el trajín de los días. Si bien tienen dos brazos para dos cabezas, han sabido aprender a diferenciar quién está a cargo de los movimientos de cada extremidad y en qué instante.

PUEDES VER: “Mamá va a morir el domingo y está feliz”: el hijo que ayudó a su madre a obtener la eutanasia

Entraron a estudiar desde muy pequeñas en una escuela, en donde empezaron a interactuar con otros niños de su misma edad, un paso fundamental para el desarrollo social y cognitivo y, sobre todo, para la aceptación de la comunidad.

Ese periodo no fue el más amable para las hermanas Hensel, no obstante, su primer ‘contacto con el mundo’ les ayudó para empezar a forjar el carácter a futuro y a rechazar los tratos de discriminación en su contra.

“Cada una hace su trabajo. Cuando hacen un examen, podrían copiar muy fácilmente, pero no lo hacen. A veces, Abby comete un error y Britty no. Es sorprendente”, declaró su profesora al diario El País en 1996.

En la actualidad, ellas tienen un título profesional en la Universidad de Bethel con el cual ejercen la labor de maestras de matemáticas en una institución educativa.

Abby y Britanny Hensel tienen un título profesional en la Universidad de Bethel. Foto: Instagram

PUEDES VER: A último minuto: cancelaron la eutanasia de Martha Sepúlveda en Colombia

La vida adulta

Es evidente la colaboración que existe entre ambas durante estos 31 años, un tiempo en el cual han obtenido un sentido de la percepción tan agudo que una termina las ideas de la otra cuando están dando alguna clase, según recogió el portal El Tiempo.

Las dos quieren tener un salario diferencial, aunque admiten que es un camino muy difícil por recorrer en pro de ser reconocidas como personas autónomas.

En diálogo con BBC, contaron: “En la medida que adquiramos más experiencia, nos gustaría negociar un poco más, tomando en cuenta que tenemos dos títulos y que podemos ofrecer dos perspectivas diferentes o enseñar de dos formas distintas”.

PUEDES VER: Eutanasia en Colombia: Iglesia Católica pide a Martha Sepúlveda que reconsidere su decisión

“Una puede estar enseñando y la otra supervisando y respondiendo preguntas, así que en ese aspecto podemos hacer más que una sola persona”, añadieron.

Abby y Britanny Hensel se han convertido en referentes en la batalla por el reconocimiento de las personas con discapacidades físicas y han sentado las bases para una política de inclusión más sólida en Estados Unidos.

Licenciadas en educación

En lo laboral, licenciadas por la Universidad de Bethel, comenzaron a trabajar como profesoras en 2013 y entonces contaban que una de las ventajas de su situación es que podían realizar multitareas. Por ejemplo, una corregir mientras otra explica. Con lo que no estaban muy convencidas era con el hecho de cobrar como una sola persona.

La extraordinaria historia de superación de las siamesas Abby y Britanny Hensel en EE. UU.