“Mamá morirá el domingo y está feliz”: el hijo que luchó por la eutanasia de su madre

Martha Sepúlveda iba a ser la primera mujer colombiana a quien se le aplicaría la eutanasia sin sufrir una enfermedad terminal; sin embargo, el IPS Incodol anuló su derecho a una muerte digna.

Martha Sepúlveda lucía feliz al lado de su hijo, quien ha acompañado su batalla. Foto: captura de Caracol TV
Martha Sepúlveda lucía feliz al lado de su hijo, quien ha acompañado su batalla. Foto: captura de Caracol TV
Mundo LR

El domingo 10 de octubre, a las 7.00 a. m., se realizaría la eutanasia de Martha Sepúlveda; no obstante, el Instituto Colombiano del Dolor (IPS Incodol) canceló la decisión y dejó sin efecto su derecho a una muerte digna. Desde 2018, la mujer padece Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), un mal que le proboca dolores indescriptibles, por lo que era la primera mujer de Colombia a quien se le aplicaría este procedimiento sin padecer un mal terminal.

Por esa razón recurrió a la Corte Constitucional de su país, que finalmente autorizó el procedimiento. La eutanasia fue despenalizada en Colombia en 1997, pero se convirtió en ley hasta 2015.

En julio, la Corte Constitucional confirmó que, por norma, se extendió el cubrimiento del derecho a la muerte digna a los pacientes no terminales, ya que anteriormente este procedimiento estaba habilitado solamente para personas que tuvieran enfermedades terminales en estado avanzado.

PUEDES VER: Eutanasia en Colombia: Iglesia Católica pide a Martha Sepúlveda que reconsidere su decisión

El caso de Martha Sepúlveda se conoció el mes pasado cuando, en un reportaje de Noticias Caracol, contó que iba a morir mañana a los 51 años de edad.

Ella sabía que la suya iba a ser una muerte lenta y dolorosa que se extendería por varios años, de modo que el futuro le parecía desgarrador. Hasta que un día le dijo a Federico, su único hijo de 22 años, que quería luchar por conseguir su eutanasia. Y lo logró.

“Estoy más tranquila desde que recibí la autorización de la eutanasia, me río más y duermo mejor (…). Soy una persona católica, me considero muy, muy creyente, pero Dios no me quiere ver sufrir a mí”, aseguró a la cadena Noticias Caracol. Lucía feliz al lado del familiar que ha acompañado su batalla.

“Mi mamá está tranquila y feliz desde que le dijeron que podía morir porque su vida era literalmente un infierno”, contó Federico en diálogo con BBC Mundo.

Lazy loaded component

“Yo me considero una persona muy liberal, pensaba que la eutanasia es un derecho que hay que proteger, pero nunca lo vi como algo cercano. Ya luego, concientizándome un poco de la condición precaria en la que ella estaba, de su desespero y de la indignidad en la que estaba, yo dije: ‘Creo que demuestro más mi amor si la apoyo en esta decisión que ella tomó'”, agregó.

Según contó a la cadena británica, el domingo se realizaría una eucaristía y una cremación, según los últimos deseos de Martha Sepúlveda.

“Básicamente eso es lo que quiere. La voy a extrañar mucho. Yo creo que no hay nada que no vaya a extrañar porque nada volverá a ser lo mismo. Nada. Desde su sonrisa, su berraquera y su buena actitud ante lo bueno y lo malo de la vida hasta sus regaños. Todo me hará falta”, zanjó.

Eutanasia: una lucha de Martha Sepúlveda

“Ella lo tomó de una manera bastante particular. Su reacción fue reírse. Dijo “vea, tengo esta enfermedad y me muero en tres años”. Pero lo dijo de manera muy jocosa, muy divertida, haciendo bromas.

Mi mamá siempre ha sido una persona muy abierta a la muerte. Ella siempre ha dicho “yo no tengo miedo a partir, sino a la forma en la que voy a partir”, que es precisamente por lo que buscó que le reconocieran el derecho a una muerte digna.

Ella no concebía la vida postrada en una cama. El final de la esclerosis lateral amiotrófica es sin poder hablar, sin poder tragar... es algo sumamente doloroso e indigno para ella.

Se tomó muy olímpicamente el diagnóstico. Posteriormente ya empezó a perder fuerza en las piernas, a requerir apoyo para caminar en distancias más o menos largas. Ya luego requería apoyo para todo tipo de caminatas incluso dentro de la casa”.

Decisión de Martha Sepúlveda

“Desde muy joven dijo que nunca quería estar postrada en una cama, absolutamente dependiente en todo momento. Nosotros coincidimos en que vivir es decidir y desde que la esclerosis empezó a condicionar físicamente a mi mamá, ella ya no puede decidir por sí misma. Muchas personas se sorprenden porque la ven muy tranquila y muy feliz.

Mi mamá está tranquila y feliz desde que le dijeron que podía morir, porque su vida era literalmente un infierno. Ella antes no era así. Antes estaba desesperada, triste y con pocas esperanzas de cara al futuro”.

Cancelan eutanasia de Martha Sepúlveda

A quince horas de hacer efectivo su derecho a una muerte digna, el Comité Científico Interdisciplinario para el Derecho a Morir con Dignidad anuló la eutanasia de la colombiana Martha Sepúlveda, según anunció el Instituto Colombiano del Dolor (IPS Incodol), el centro clínico donde iba a realizarse.

El Incodol señaló en un comunicado que decidió cancelar el procedimiento al “contar con un concepto actualizado del estado de salud y evolución de la paciente” con el que “se define que no se cumple con el criterio de terminalidad como se había considerado”.

El documento también añade un concepto actualizado del estado de salud de Sepúlveda. En él “se define que no se cumple con el criterio de terminalidad como se había considerado en el primer comité”.

Foto: Twitter

Reacciones sobre el caso de Martha Sepúlveda

La anulación del derecho de Martha Sepúlveda ha generado una ola de indignación en Colombia.

“El colmo que le hayan negado la eutanasia a Martha Sepúlveda. Morir dignamente es una decisión individual, ni el Estado ni nadie debe intervenir. ¿Quiénes somos para decir hasta dónde debe sufrir alguien más? Que cada quien decida si morir con sufrimiento o morir con dignidad”, lamentó Juan Reyes Kuri, miembro de la Cámara de Representantes.

“Increíble la manera en que Incodol revictimiza y hace aun más doloroso el proceso de Martha Sepúlveda. Es absurdo que en Colombia la presión política y mediática gane sobre los derechos individuales de los ciudadanos. La eutanasia en casos así es una decisión que debe respetarse”, escribió el politólogo Fernando Posada.

“La lección que da este país de camanduleros con el caso de Martha Sepúlveda es que quien se quiera morir o quiera interrumpir un embarazo que no desea, busque la forma más riesgosa de hacerlo. Porque el Estado, que soterradamente es confesional, no se lo va a poner fácil”, apuntó el periodista Ricardo Gonzáles.

Gobierno colombiano sobre eutanasia de Martha Sepúlveda

El Ministerio de Salud colombiano se ha pronunciado tras la cancelación de la eutanasia al que iba a acceder Martha Sepúlveda. Según la cartera, “hasta el momento, en Colombia no se han realizado eutanasias que no cumplan con el requisito de enfermedad terminal”.

Dicha práctica, señalan, “tan solo está regulada bajo este precepto” y que todos los casos de los que dice tener conocimiento “cumplen con tal característica”.

Eutanasia en Colombia

Colombia fue el primer país de Latinoamérica en despenalizar la eutanasia, y uno de los pocos del mundo donde es legal, después de que el Constitucional consagrara en 1997 la muerte digna como un derecho fundamental en caso de enfermedad terminal, cuando el paciente sufriera de mucho dolor, lo solicitara de forma voluntaria y lo realizara un médico.

En el país tan solo se han realizado 94 procedimientos de eutanasia desde abril de 2015 hasta el 8 de mayo de 2020, según el Ministerio de Salud, que cuenta los casos desde que se permitió el procedimiento, 18 años después de que en 1997 la Corte Constitucional consagrara la muerte digna como un derecho fundamental.

La mayoría de estos procedimientos se realizaron en Bogotá o en el departamento de Antioquia, y casi nueve de cada diez fueron a personas con diagnóstico relacionado con el cáncer. Además, por cada cinco solicitudes que se realizan en el país, solo acaban practicadas dos, según los datos oficiales.

¿Qué es la esclerosis lateral amiotrófica?

Es una enfermedad del sistema nervioso que debilita los músculos y afecta las funciones físicas. En esta patología, las células nerviosas se degradan, lo que reduce la funcionalidad en los músculos con los que se conectan. Se desconoce la causa.

El síntoma principal es la debilidad muscular. Los medicamentos y la terapia pueden reducir el avance de la ELA y el malestar, pero no existe una cura.

Martha Sepúlveda Campo fue diagnosticada con Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) y con el tiempo se agudizaron los dolores, el daño muscular y las dificultades para moverse. La mujer se iba a convertir en la primera paciente en Colombia que accedía a este derecho sin tener una enfermedad terminal.

¿En qué países en Latinoamérica la eutanasia es legal?

La eutanasia fue despenalizada en Colombia en 1997, pero se convirtió en ley hasta 2015. Desde entonces, se han realizado 157 procedimientos. En julio, la Corte Constitucional confirmó que, por norma, se extendió el cubrimiento del derecho a la eutanasia a los pacientes no terminales, ya que anteriormente este procedimiento estaba habilitado solamente para personas que tuvieran enfermedades terminales en estado avanzado.

Pero la Corte Constitucional también llamó a que se establecieran regulaciones legales estrictas para proteger el derecho a la vida, algo que no ocurrió, dejando el asunto en un limbo jurídico durante años.

Eso estuvo ocurriendo hasta una nueva sentencia de 2014 que le dio 30 días al Ministerio de Salud para que regulara el derecho a la muerte digna.

En Argentina, el Senado aprobó en 2012 una ley que autoriza a rechazar tratamientos que prolongan artificialmente la vida de pacientes con síntomas terminales o irreversibles.