La rigurosa razón por la que no hay perros abandonados en Alemania

Las reglas del Gobierno alemán para tener un perro en casa son muy rigurosas y, de no cumplirse, los dueños podrían ser multados con la extraordinaria cifra de 25.000 euros o incluso ir a la cárcel.

En Alemania está prohibido maltratar a los animales y echarlos a la calle. Foto: AFP
En Alemania está prohibido maltratar a los animales y echarlos a la calle. Foto: AFP
Mundo LR

No tener perros abandonados en las calles del mundo sería un gran logro para las organizaciones que defienden a los animales y para la humanidad. Esa meta no se aleja de la realidad en Alemania, ya que cuenta con normas a favor del cuidado del can y leyes que lo protegen de cualquier tipo de maltrato animal.

Las reglas para tener un perro en la vivienda son muy estrictas. Para garantizar su ubicación, todos los canes llevan un código electrónico con los datos del dueño en el collar.

Las autoridades tienen la facultad de quitar al perro y sentenciar al dueño a prisión hasta por tres años y obligarle a pagar una multa de 25.000 euros (29.000 dólares). En la nación europea está prohibido maltratar a los animales y echarlos a la calle.

PUEDES VER: “No son peluches”: pareja rescata osos perezosos en peligro y los libera en su hábitat

Si el animal se encuentra solo en la calzada, lo llevan a albergues especiales donde le buscan una segunda oportunidad para tener un hogar. En estos refugios viven también los perros perdidos, según recogió el portal Actualidad RT.

El Estado y los protectores de animales intentan convencer a la población para que adopten a los animales de los refugios y señalan que los perros de raza frecuentemente poseen una salud más débil, mientras que los perros callejeros, en su mayoría, no tienen ningún inconveniente en su cuidado.

Los posibles nuevos dueños están muy demandados. Las requisitos que piden las autoridades son muy claras: deben ser responsables, pagar un impuesto por la mascota, que es entre 90 y 150 euros al año, recoger las heces y tener un horario cómodo para pasear bastante tiempo con el animal.

El cuidado de perros se comienza a enseñar desde una edad muy temprana en los escuelas. Foto: AFP

PUEDES VER: Adolescente sobrevive a ataque de tiburón tras perder el 70% de sangre en EE. UU.

Alemania es un país donde la constitución incluye en sí misma una sección para la protección de los animales. Aquí oficialmente está declarada la profesión de Protector de animales y activamente funcionan entidades sociales que luchan por los derechos de los gatos y perros de la calle.

El cuidado de nuestros ‘amigos de cuatro patas’ se empieza a enseñar desde una edad muy temprana. En los años 90, las clases sobre la protección de los animales fueron introducidas en los colegios alemanas.

Si el perro de todos modos se encuentra en la vía publica sin supervisión, lo capturan y lo llevan al refugio. El propietario puede hallar a su mascota a través de la base de datos de animales perdidos. Asimismo, los perros de refugios se pueden entregar a hogares de ancianos o a la sociedad de ciegos.

PUEDES VER: Finlandia vacunará contra la COVID-19 a los visones

Países Bajos, ejemplo a seguir en cuidado animal

El Gobierno neerlandés creó hace unos años un programa especial para animales y lo lograron en base a mucho esfuerzo por parte de los autoridades.

El proyecto de Países Bajos trabajó varios puntos importantes: sensibilidad sobre la responsabilidad de tener mascotas, establecimiento de derechos para animales domésticos, promover esterilizaciones masivas y gratuitas, incrementar el impuesto a los perros de raza y crear una fuerza policial dedicada a los animales.

Más del 90% de la población tiene mascotas en casa. En la actualidad, ningún perro está en la calle.

Rescatan a dos ballenas varadas en la costa argentina

Dos ballenas varadas en la costa atlántica de Argentina fueron rescatadas con vida por equipos combinados de salvamento, informó el último martes la Fundación Mundo Marino.

Los cetáceos estaban encallados en sendas playas de la localidad balnearia de La Lucila del Mar, a 360 kilómetros al sur de Buenos Aires, en plena primavera austral.

“La primera, que varó el domingo, se trató de una ballena jorobada hembra juvenil de 9,8 metros de largo y aproximadamente 8 toneladas de peso”, señaló la entidad conservacionista en un comunicado.

Las ballenas estaban encalladas en playas de la localidad balnearia de La Lucila del Mar, a 360 km al sur de Buenos Aires. Foto: AFP