Afganistán: talibanes impiden huida de ciudadanos por la frontera con Pakistán

La economía afgana ha quedado parcialmente paralizada desde que los islamistas retomaron el poder.

Agente talibán monta guardia en zona de Kabul, el 30 de setiembre de 2021. Foto: AFP/Bulent Kilic
Agente talibán monta guardia en zona de Kabul, el 30 de setiembre de 2021. Foto: AFP/Bulent Kilic
Mundo LR

A diario, miles de afganos casi indigentes intentar huir de la pobreza y crisis humanitaria exiliándose en el vecino Pakistán. Prueban escapar por la frontera sur de su país, pero el régimen talibán les bloquea el paso, obligándolos a quedarse para que reconstruyan el país asiático. Previo a la pandemia por la COVID-19 y el cambio de régimen en Afganistán, el confín era de libre acceso para los cerca de 20.000 afganos que lo atravesaban todos los días.

Violentados por huir del Talibán

Los testimonios son entristecedores. Zakariullah tiene un cuarto de siglo en edad y ha decidido ya no intentar cruzar la frontera, porque en las cinco o seis veces que lo hizo, los talibanes lo violentaron, reveló a la Agence France-Presse (AFP). “Nos dijeron que solamente permitían pasar a gente de la región o que hace el viaje de ida y vuelta”, como los comerciantes, narró.

La situación es similar en esta amplia y polvorienta vía comercial que cruza Spin Boldak, un paso estratégico entre Afganistán y Pakistán, donde también habita el contrabando y la corrupción. La zona de Chaman, primera aldea de Pakistán, se ubica a unos centenares de metros, del otro lado del paso fronterizo, el más importante en el sur de Afganistán.

PUEDES VER: Colombia recuerda a Mahatma Gandhi con mensaje de unidad y paz.

Agentes de seguridad de Pakistán patrullan la frontera entre su país y Afganistán, tras la toma de Chaman por parte del régimen. Foto: EFE/Akhter Gulfam

Desde la toma del poder por parte de los fundamentalistas, los guardias fronterizos del talibán impiden la salida de afganos que huyen hacia Pakistán sin un visado. “Cotidianamente, entre 8.000 y 9.000 personas intentan atravesar la frontera sin poseer documentos, por lo cual son rechazados”, aseveró Mulá Haqyar, un oficial del régimen destacado en la frontera.

El talibán busca consolidar su legitimidad y evitar la falta de fuerza laboral, que tendrían si sus conciudadanos salen de su territorio. “Les dicen: ‘Este es su país, no deben abandonarlo”, manifestó Rahmadin Wardak (25), quien vende frutas cerca del puesto fronterizo.

Sin trabajo y sin salida

La economía en este país asiático está paralizada desde que los islamistas retomaron al poder, a mediados de agosto. Muchos afganos se quedaron sin trabajo y un tercio de la población está amenazada por la hambruna, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

PUEDES VER: Gobierno de Biden pide a un juez bloquear la ley antiaborto de Texas.

“El Emirato islámico insta a las familias a no abandonar el país, porque de hacerlo no respetarían la cultura afgana”, indicó el mulá Noor Mohamad Saed, un trabajador del régimen de la provincia de Kandahar.

Zakariullah, quien era agricultor en la provincia de Kabul —distante 600 km de este lugar—, lamentó que ya no haya trabajo en su país. Por eso, su meta es instalarse en Pakistán y llevarse a su familia que se quedó en Kabul.

Zakariullah se quedó sin sus escasos ahorros en este viaje y está en la misma condición que muchos, como Mohamed Arif (45), que proviene de Nangarhar (este), un lugar incluso más lejano y donde “ya no era posible alimentar” a sus ocho hijos, contó a la AFP.

PUEDES VER: Donald Trump solicita a un juzgado de Florida que obligue a Twitter a reactivar su cuenta.

Crisis humanitaria

Una bandera del Emirato Islámico de Afganistán (con fondo blanco a la derecha) se iza en el lado afgano de la frontera entre Pakistán y Afganistán en Chaman, Pakistán, el 14 de julio de 2021. Foto: EFE/Akhter Gulfam

A mediados de julio, la frontera fue cerrada luego de que los islamistas tomaran Spin Boldak. Pero fue reabierta en agosto tras las negociaciones entre el talibán y Pakistán, su tradicional aliado.

El 15 de agosto, los fundamentalistas depusieron al Gobierno, por lo que multitudes de afganos, presas del pánico, asediaron la frontera. Sin embargo, el jueves 30 de setiembre, el régimen anunció el cierre total de la frontera como forma de protesta contra los paquistaníes.

Los talibanes acusan al país vecino, que insiste en que ya no quiere recibir más afganos, de impedir inclusive el pasaje a personas con sus papeles en regla.

PUEDES VER: Talibanes se divierten en los juegos de un parque de atracciones.

La agencia de la ONU afirmó que se prepara para todo tipo de eventualidades, incluso un repentino flujo de medio millón de afganos hacia los países vecinos para fin de 2021, si la crisis humanitaria empeora aún más.

Con información de AFP.