Mujer sobrevivió a una pandemia y a una guerra, pero el coronavirus la mató a sus 105 años

“Creo que mi madre habría vivido un poco más si no hubiera contraído COVID-19″, sostuvo la hija de 61 años de Primetta Giacopini. “Ella era una luchadora. Tuvo una vida dura”, añadió.

Dorene Giacopini sostiene una foto de su madre, Primetta Giacopini, en su casa en Richmond, California. Foto: local 12
Dorene Giacopini sostiene una foto de su madre, Primetta Giacopini, en su casa en Richmond, California. Foto: local 12
Mundo LR

Primetta Giacopini dejó de existir a los 105 años por culpa del coronavirus; su cuerpo no resistió al embate de una segunda pandemia, ya que a la primera, de 1918, logró sobrevivir como toda “una luchadora”, pero antes ya había salido airosa de la devastadora Segunda Guerra Mundial.

“Creo que mi madre habría vivido un poco más si no hubiera contraído COVID-19″, señaló su hija de 61 años, Dorene Giacopini. “Ella era una luchadora. Tuvo una vida difícil y su actitud siempre fue… básicamente, todos los estadounidenses que no estuvieron presentes durante la Segunda Guerra Mundial eran básicamente mocosos mimados”.

PUEDES VER: Se hace una prueba PCR para COVID-19 y queda en shock por exorbitante factura: 56.000 dólares

Primetta Giacopini tenía dos años cuando su madre, Pasquina Fei, murió en Connecticut a causa de la gripe española en 1918, a los 25 años. El padre viudo no quiso criar solo a sus dos hijas, así que, a la menor, Alice, la envió de regreso a Italia, su tierra natal, informa AP.

Mientras que a Primetta la entregó a una familia adoptiva italiana que luego se mudó a Italia en 1929. “Por la forma en que mamá hablaba de eso, él no quería criar a esos niños solo, y los hombres no hacían eso en ese momento”, recordó Dorene. “Es ridículo para mí”, añadió.

Años más tarde, Primetta trabajó como costurera y se enamoró de un piloto de combate italiano llamado Vittorio Andriani. En junio de 1940, Italia entró en la Segunda Guerra Mundial. La policía local advirtió a Primetta que se fuera porque el presidente Mussolini quería que los ciudadanos estadounidenses salieran del país. Ella se negó.

Primetta murió el 16 de septiembre a los 105 años. Foto: Local 12

PUEDES VER: Tercera dosis de Pfizer no genera efectos secundarios preocupantes, según CDC

En junio de 1941, Andriani estaba desaparecido en acción; Primetta se enteró más tarde que se había estrellado y muerto cerca de Malta. Mientras él estaba desaparecido, ella se unió a un grupo de extraños que salían de Italia en un tren a Portugal.

En Lisboa abordó un vapor con destino a Estados Unidos. Regresó a Torrington, compró un sedán Chevrolet por 500 dólares y consiguió un trabajo en una planta de General Motors en Bristol rectificando acero para cubrir rodamientos de bolas para el esfuerzo de guerra. Conoció a su esposo, Umbert ‘Bert’ Giacopini, en el trabajo. Permanecieron casados hasta que murió en 2002.

Primetta dio a luz a Dorene en 1960 y recibió una noticia devastadora: el bebé había nacido con espina bífida, un defecto de nacimiento en el que la médula espinal no se desarrolla por completo.

“Su actitud con respecto a la discapacidad y la actitud de mi madre fue que tuve suerte de que yo fuera inteligente y que pudiera conseguir un buen trabajo que realmente me gustara, porque probablemente no me casaría ni tendría hijos. No tomaron clases para padres“, sostuvo Dorene.

Pero Primetta era “agresiva”, añadió, y nunca dejó de luchar por ella.

Dorene Giacopini y su madre, Primetta Giacopini. Foto: Mint

PUEDES VER: Pfizer envía datos iniciales sobre vacuna de COVID-19 para niños de 5 a 11 años

El coronavirus se la llevó

Dorene notó el 9 de septiembre que su madre estaba tosiendo cuando fue a visitarla a su casa. Ella sabía que la cuidadora se había sentido enferma después de que su esposo regresara de una boda en Idaho. Los tres estaban vacunados contra la COVID-19.

“Me aseguré de que dijéramos ‘Te amo’”. Ella hizo el ‘Hasta luego, caimán’. Creo que ambos dijimos ‘Después de un tiempo, cocodrilo’”, señaló la hija. “Esa fue la última vez que la vi”.

Dos días después, Primetta estaba en la sala de emergencias. Sus niveles de oxígeno bajaron constantemente durante los siguientes seis días hasta que las enfermeras tuvieron que ponerle una máscara de oxígeno.

Las radiografías de tórax contaron la historia: neumonía. Ante la decisión de poner a Primetta en un ventilador (“Dijeron que nadie mayor de 80 años lo hace con un ventilador”, contó Dorene), decidió quitarle el oxígeno a su madre.

Primetta murió el 16 de septiembre a los 105 años.

LR PODCAST: Escucha el último episodio de Vuelta al Mundo

Lazy loaded component