LO ÚLTIMO - ¡Reventó el pozo de la Tinka! Afortunado ganador se llevó más de 3,8 millones de soles

Nicaragua 7/11: todo listo para la farsa electoral

Dictadura de Daniel Ortega. Analistas coinciden en descalificar el régimen del mandatario nicaragüense y su esposa Rosario Murillo.

Peor que Somoza. Daniel Ortega fue un sandinista que luchó contra la dictadura... Ahora es peor que Anastasio Somoza. Foto: EFE
Peor que Somoza. Daniel Ortega fue un sandinista que luchó contra la dictadura... Ahora es peor que Anastasio Somoza. Foto: EFE
Agencia EFE

“Un demócrata, ya sea de izquierda o de derecha, debe reconocer que en Nicaragua existe una dictadura en todas sus dimensiones, donde la separación de poderes ha desaparecido, donde los líderes de oposición son presos políticos”, expresó el expresidente costarricense y Premio Nobel de la Paz Óscar Arias, durante el foro “Elecciones Nicaragua 7/11: un proceso ilegítimo”.

En la actividad, que se realizó de manera virtual, participaron también la activista de Human Rights Fundation Bianca Jagger y el director ejecutivo de la organización Transparencia Electoral, Leandro Querido.

Además intervinieron la directora para América Latina del Wilson Center, Cynthia Arnson; la analista para América Latina y el Caribe de The Carter Center, Jennie Lincoln; y la periodista nicaragüense Berta Valle, quien es esposa del precandidato presidencial encarcelado Félix Maradiaga.

PUEDES VER: Sergio Ramírez: una novela contra el poder

Los participantes en el foro coincidieron en tildar al Gobierno de Daniel Ortega como una dictadura que se encamina a unas elecciones ilegítimas y exigieron la liberación de los “presos políticos”.

“En Nicaragua hay elecciones, pero se eliminan partidos de oposición, se restringe la libertad de expresión o de desplazamiento; las Fuerzas Armadas están adheridas al poder oficial y ahí de nada vale la formalidad electoral. La existencia de un tribunal de elecciones y el ejercicio ritual del sufragio son manipulaciones y un medio para que el sistema totalitario se disfrace de democracia. Se trata de una farsa”, expresó Arias.

Por su parte, Valle, quien vive en el exilio, relató que en Nicaragua hay al menos 130 “presos políticos” a quienes las autoridades no permiten visitas de familiares, médicos y abogados, lo que eleva su riesgo de indefensión y de sufrir daños severos en su salud física y mental.

PUEDES VER: Vargas Llosa denuncia el “atropello escandaloso” contra el escritor nicaragüense Sergio Ramírez

“La oposición nicaragüense está secuestrada y quienes no lo están se han visto obligados a salir al exilio”, manifestó Valle.

Daniel Ortega, dictadura, Nicaragua.

En dichas elecciones Ortega buscará su tercera reelección consecutiva, para un cuarto mandato de cinco años y segundo con su esposa como vicepresidenta.

“Los familiares de los presos políticos decimos que estas elecciones son completamente ilegítimas porque tienen presas a personas que estaban dispuestas a participar en el ámbito público y que el régimen decidió secuestrar para conformar unas elecciones de partido único. En Nicaragua no puede haber elecciones creíbles y no deberían ser respaldadas por la comunidad internacional”, apuntó Valle.

PUEDES VER: Sergio Ramírez: Regresar a Nicaragua supondría la cárcel y, por lo tanto, la muerte

Por su parte, Querido manifestó que Nicaragua va hacia unas “lecciones ‘fake’, prefabricadas” y que la comunidad internacional debe “denunciar todos los atropellos y presionar al régimen para que libere a los presos políticos”.

“La situación es horripilante. Hay una responsabilidad moral de la comunidad internacional para ayudar a Nicaragua para salir de este hueco”, comentó Lincoln, quien afirmó que el Gobierno deberá “sufrir las consecuencias de esta derrota para la democracia nicaragüense”. El foro virtual fue organizado por la Fundación Arias para la Paz.

El dato

Elecciones 7/11. El 7 de noviembre próximo Nicaragua celebrará elecciones presidenciales en medio de una ola de arrestos que ha llevado a prisión a 37 líderes opositores, entre ellos candidatos presidenciales, así como a profesionales independientes, empresarios y periodistas, por delitos inventados por la dictadura de Ortega.