Irlanda: joven es salvado de ahogarse gracias a una manada de delfines

El muchacho sufrió un ataque de hipotermia a la mitad de su entrenamiento en el mar. Los rescatistas lograron ubicarlo tras ver la asombrosa acción de los cetáceos.

Se desconoce por qué motivo los animales actuaron de esa manera con el muchacho. Foto: Oceanografic/referencial
Se desconoce por qué motivo los animales actuaron de esa manera con el muchacho. Foto: Oceanografic/referencial
Mundo LR

Un joven irlandés de 24 años estuvo a punto de morir ahogado al sufrir un ataque de hipotermia a la mitad de su trayecto hacia la orilla. En ese momento, un grupo de delfines lo rodeó y permitió que sea visible desde la costa, por lo que los rescatistas pudieron divisarlo e ir en su ayuda.

Ruairí McSorely llegó a la playa de Castlegregory (Irlanda) el 22 de agosto cerca de las 8.00 a. m. para nadar con tranquilidad. Poco después decidió incrementar el nivel de dificultad a su entrenamiento, por lo que se propuso llegar nadando hasta un faro ubicado a 9 km de la costa. Dejó sus pertenencias en la playa y se dispuso a nadar hasta la torre lumínica.

Cerca de las 11 a. m., un transeunte llegó a la playa y encontró las pertenencias de McSorely. Al no ubicar al dueño de las cosas, dio aviso a las autoridades policiales, quienes se encargaron de iniciar un operativo de búsqueda sin saber a quién tenían bajo su radar.

Mientras era buscado en tierra firme, el muchacho ya había llegado al faro. Luego de descansar unos minutos, emprendió su camino de vuelta, pero su cuerpo le jugó en contra y no pudo avanzar como esperaba. A dos kilómetros de la orilla empezó a desvanecerse y los brazos no le respondían: estaba experimentando principios de hipotermia. En ese instante, una manada de delfines se acercó al joven y comenzó a nadar a su alrededor. De esta manera, los rescatistas lograron ver a lo lejos la extraña señal y acudieron en ayuda del veinteañero.

“Tuvo mucha suerte. Otra media hora mas y habría muerto. Ninguno de nosotros o los médicos pueden creer que sobreviviera”, destacó Finbarr O’Connel, timonel de la embarcación que fue a su rescate.

“Creo que quien avisó de mi desaparición no estaba seguro de que fuera yo, pero sí estaba seguro de que se trataba de una misión suicida. Eso o simplemente que me había vuelto loco”, comentó McSorely tras su rescate, quien fue internado en un centro médico y ya se encuentra recuperado.