EN VIVO - PSG vs. Marsella: sigue el minuto a minuto del duelo por la Ligue 1 EN VIVO - Inter vs. Juventus: sigue el minuto a minuto del partidazo por la Serie A

Operan a adolescente que se introdujo un cable USB para medir su pene

La revista Urology Case Reports reportó el caso de un joven que fue intervenido luego de que un cable se enredara en el interior de su sistema urinario. Según el menor, la práctica se ejecutó por “curiosidad sexual”.

Tras escuchar su testimonio, los médicos le practicaron una radiografía pélvica simple. Foto: difusión Urology Case Reports
Tras escuchar su testimonio, los médicos le practicaron una radiografía pélvica simple. Foto: difusión Urology Case Reports
Mundo LR

Un menor británico de 15 años se insertó un cable USB en su uretra con el objetivo de medir su pene y su caso fue recogido por la reciente edición de la revista médica Urology Case Reports. El joven tuvo que ser intervenido de emergencia para que le extraigan el dispositivo luego de que este se enredara en su conducto urinario.

Aunque había intentado retirar el cable en varias ocasiones, no tuvo éxito, y en cambio estos actos le generaron una grave hematuria (presencia de sangre en la orina).

Los padres se alarmaron al ver que el joven comenzó a orinar sangre, por lo que decidieron llevarlo al hospital y ahí confesó lo sucedido.

De acuerdo a Urology Case Reports, el menor solicitó ser examinado sin la compañía de su madre y “confesó que se insertó el cable en la uretra para medir la longitud de su pene producto de la curiosidad sexual”.

“La inserción de un cuerpo extraño en la uretra es un asunto delicado que puede impedir que los pacientes se presenten rápidamente”, apuntan los investigadores en su documento.

Foto: ScienceDirect

Tras escuchar su testimonio, los médicos le practicaron una radiografía pélvica simple. “Los intentos manuales y endoscópicos de extracción no tuvieron éxito, por lo que se realizó uretrostomía penoescrotal” para remover el cable, añade el papel científico.

Según la publicación Urology Case Reports, los cirujanos encargados de la operación tuvieron que hacer una incisión entre sus genitales y ano para sacar el cable.

Finalmente el adolescente fue operado con éxito y recibió el alta al día siguiente con analgesia simple y antibióticos, además de catéteres uretrales y suprapúbicos en su sistema urinario.

Los expertos indican que esta historia es “fundamental para orientar las investigaciones posteriores” y debe obtenerse a modo de una “manera de apoyo y sin emitir juicios”.