Bolsonaro amenaza los pilares de la democracia en Brasil, dice Human Right Watch

“El presidente Bolsonaro suele afirmar que defiende la ‘democracia’, pero sus declaraciones plantean dudas sobre lo que quiere decir con democracia”, señaló la organización.

“El presidente Bolsonaro es cada vez más hostil al sistema democrático de controles y equilibrios”, sostuvo José Miguel Vivanco. Foto: AFP
“El presidente Bolsonaro es cada vez más hostil al sistema democrático de controles y equilibrios”, sostuvo José Miguel Vivanco. Foto: AFP
Agencia EFE

La organización defensora de los derechos humanos Human Right Watch (HRW) dijo este miércoles 15 de setiembre que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, “amenaza los pilares de la democracia” por sus constantes ataques a las instituciones y por amenazar las elecciones de 2022 y la libertad de expresión.

La ONG señaló que el líder ultraderechista ha “intimidado” en diversas oportunidades a la Corte Suprema y a varios de sus miembros, y en reiteradas oportunidades ha amenazado con cancelar los comicios del próximo año si no se cambia el sistema electrónico de votación, vigente desde hace 20 años, al que acusa de ser susceptible a fraudes sin prueba alguna.

“El presidente Bolsonaro, un apologista de la dictadura militar en Brasil, es cada vez más hostil al sistema democrático de controles y equilibrios”, indicó José Miguel Vivanco, director para América de HRW, citado en un comunicado divulgado este miércoles con ocasión del Día Internacional de la Democracia.

Bolsonaro "está utilizando una mezcla de insultos y amenazas para intimidar a la Corte Suprema, que es responsable de realizar investigaciones sobre su conducta, y, con sus infundadas acusaciones de fraude electoral, parece estar sentando las bases para intentar cancelar las elecciones o la contienda del próximo año", agregó.

La organización también recordó que el mandatario, un capitán de la reserva del Ejército y un nostálgico de la dictadura (1964-1985), ordenó investigar penalmente a por lo menos 16 críticos de su mandato y restableció las conmemoraciones del aniversario del golpe de Estado de 1964.

“El presidente Bolsonaro suele afirmar que defiende la ‘democracia’, pero sus declaraciones plantean dudas sobre lo que quiere decir con democracia”, sostuvo HRW.

Las fuertes declaraciones del presidente brasileño en las últimas semanas fueron exacerbadas hace unos días durante unas multitudinarias manifestaciones encabezadas por el propio Bolsonaro y convocadas por la ultraderecha.

Dichas protestas, duramente criticadas por parlamentarios, miembros del Supremo y hasta por partidos políticos de su propia base por incluir a manifestantes que defendían el cierre del Supremo y del Congreso, trajeron consecuencias económicas para el país al provocar un desplome del 4% en la Bolsa de Sao Paulo un día después de las marchas.

La situación llegó a ponerse tirante para el Gobierno cuando camioneros afines al mandatario insistían en irse al paro el miércoles de la semana pasada después de las marchas, llegando incluso a bloquear vías en 15 de los 27 estados del país, pese a las peticiones del presidente para que levantaran las manifestaciones.

La tensión llevó a que Bolsonaro diera un paso atrás e instara a la “armonía” entre los poderes de la nación, mediante una carta que divulgó el último jueves y en la que dijo que “nunca” quiso “agredir” a las instituciones de Brasil.

El mensaje, que fue considerado como “traición” por sus seguidores más radicales, fue ratificado el martes por el líder de extrema derecha con un discurso poco usual en el que no midió palabras para elogiar a la Corte Suprema y al Congreso.