Muere sola en su casa mujer que ganó US$ 37 millones y dijo que el dinero le arruinó la vida

“El dinero no me ha traído nada más que dolor. Ha destruido mi vida”, afirmó Margaret Loughrey en 2019. Este mes perdió la vida en la soledad de su hogar, uno de sus mayores temores.

Margaret Loughrey murió el 2 de septiembre en Irlanda del Norte. Foto: The Irish Times
Margaret Loughrey murió el 2 de septiembre en Irlanda del Norte. Foto: The Irish Times
Mundo LR

Margaret Loughrey, de 56 años, ganó en 2013 cerca de 27 millones de libras esterlinas (37 millones de dólares) en la lotería Euromillions, pero posteriormente confesó que el dinero había arruinado su vida. Casi 10 años después, falleció en Irlanda del Norte (Reino Unido).

Efectivos encontraron su cuerpo sin vida el pasado 2 de septiembre en el condado de Tyrone, reportó The Irish Times. “Está previsto que se lleve a cabo una autopsia, pero en este momento la muerte no se considera sospechosa”, apuntó la Policía.

Loughrey murió sola, que era uno de sus temores incluso antes de llevarse el premio —uno de los mayores jamás entregados por Euromillions—, como admitió en declaraciones a los medios británicos cuando resultó ganadora.

“No tiene sentido tener 27 millones de libras y estar sola. Eso no puede hacerme feliz, solo puede hacerme feliz que los demás estén felices y hasta ahora todos están absolutamente encantados”, dijo entonces la irlandesa.

Pese a sus problemas, ayudó a amigos, familiares e hizo donativos a organizaciones benéficas de Irlanda del Norte.

En noviembre de 2013, cuando ganó la lotería, su vida cambió para siempre, pero negativamente. Loughrey lo calificó seis años después como un boleto que la envió a un viaje “de ida y vuelta al infierno”, dado que el dinero no le había traído “nada más que dolor”.

En 2015 se le ordenó cumplir 150 horas de trabajos comunitarios después de que fuera declarada culpable de agredir a un taxista. El año pasado un tribunal la mandó a pagar a un exempleado 30.000 libras (alrededor de 40.000 dólares) a raíz de una demanda por despido injusto.

“El dinero no me ha traído nada más que dolor. Ha destruido mi vida”, declaró Loughrey, quien fue internada por un tiempo bajo la Ley de Salud Mental.