VACUNAFEST - Todo sobre la jornada de inmunización a jóvenes de 23 años, rezagados y más

EE. UU.: pareja muere por COVID-19 y deja cinco huérfanos, incluido un recién nacido

Davy y Daniel Macias, quienes contrajeron el coronavirus en agosto, fallecieron con dos semanas de diferencia. Los cinco menores de edad quedaron al cuidado de los abuelos.

A comienzos de agosto, toda la familia se contagió de coronavirus. Foto: The Washington Post
A comienzos de agosto, toda la familia se contagió de coronavirus. Foto: The Washington Post
Mundo LR

En Estados Unidos, una pareja falleció por COVID-19 y dejó a cinco hijos en la orfandad, uno de ellos un recién nacido de apenas 20 días. La madre de 37 años, Davy Macias, estaba intubada cuando los médicos le ayudaron a dar a luz. No logró conocer a su última hija.

Su pareja, Daniel Macias de 39 años, solo pudo ver brevemente a la pequeña porque también fue hospitalizado tras contraer la enfermedad, informó el periódico The Washington Post.

De acuerdo a la cuñada de Davy, Terri Serey, Daniel esperó a ponerle nombre a la niña porque creía que él y su pareja superarían el coronavirus para presentar a la recién nacida a sus hermanos, el mayor de 7 años y el menor de 2.

Sin embargo, una semana después del nacimiento del bebé, Davy perdió la vida. Dos semanas después, Daniel también falleció, detalló el medio estadounidense.

Daniel “estaba lo suficientemente bien como para enviarme una foto del bebé”, contó Serey a The Washington Post. “Ese fue el último mensaje que recibí de él”, añadió.

La pareja, de la ciudad de Yucaipa (estado de California), se encuentra entre los 658.000 estadounidenses que murieron debido al coronavirus, mientras la variante Delta causa un resurgimiento de los casos y las autoridades sanitarias se apresuran a vacunar a una población dividida sobre la conveniencia de inmunizarse. La madre no se inoculó porque estaba embarazada, afirmó Serey. No especificó si Daniel recibió alguna dosis.

Los niños, que están al cuidado de los padres de Daniel, no acaban de entender lo que les ha ocurrido a su madre y a su padre, sostuvo Serey. Luego del deceso de Daniel, el 9 de setiembre, un consejero explicó a los dos hijos mayores, de 7 y 5 años, que sus dos padres se habían ido. Mientras que el mayor —el único hijo varón de la pareja— comprendió la situación, su hermana menor “sigue buscando a su mamá”.

En junio pasado, los padres celebraron 11 años de matrimonio. Davy era enfermera titulada en la sala de partos del Centro Médico Kaiser Permanente Fontana, y Daniel era profesor en la Escuela Media Jehue del Condado de San Bernardino. Cuando se le consultó qué era lo que la pareja disfrutaba haciendo juntos, Serey tuvo una respuesta: Su afición eran sus hijos.

A inicios de agosto, toda la familia se contagió de COVID-19. Aunque los menores se recuperaron rápidamente, los síntomas se agravaron en el caso de Davy, que acudió al centro médico para recibir tratamiento. Menos de una semana después, le siguió Daniel.

Davy ya estaba intubada y perdió contacto directo con su familia cuando su nueva hija nació por cesárea el 18 de agosto. Tres días después del alumbramiento, Daniel fue intubado. Ambos estaban a pocas habitaciones de distancia en el hospital. “Él no tenía ni idea de que ella había fallecido”, declaró Serey.