Hospital de EE. UU. “pausará” partos tras renuncia de no vacunados

El área de maternidad en un hospital de Nueva York suspenderá sus actividades, debido a que 165 empleados renunciaron tras no querer recibir ni una dosis contra la COVID-19.

Las dimisiones del personal ocurren desde que el exgobernador del estado, Andrew Cuomo, anunciara la aplicación de al menos una dosis antes del 27 de setiembre. Foto: EFE
Las dimisiones del personal ocurren desde que el exgobernador del estado, Andrew Cuomo, anunciara la aplicación de al menos una dosis antes del 27 de setiembre. Foto: EFE
Mundo LR

Un hospital en el norte del estado de Nueva York “pausará” las labores de parto a causa de la cantidad de renuncias de empleados de la unidad de maternidad, quienes desertaron tras no querer acatar los requisitos de vacunación obligatoria contra la COVID-19 en el estado, informaron funcionarios de salud.

Así, los partos después del 24 de septiembre en el Hospital General del Condado de Lewis, en Lowville, pueblo de Nueva York, serán detenidos, dijo Gerald Cayer, director ejecutivo del Sistema de Salud de dicho condado.

“No podemos contar con personal seguro para el servicio después del 24 de septiembre. La cantidad de renuncias recibidas no nos deja otra opción que detener el parto de bebés en el Hospital General del Condado de Lewis. Espero que el Departamento de Salud trabaje con nosotros en apoyo de pausar el servicio en lugar de cerrar el departamento de maternidad”, sostuvo Cayer en una conferencia de prensa el viernes.

Las dimisiones del personal de salud vienen ocurriendo desde que el exgobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, anunciara la aplicación de al menos una dosis antes del 27 de septiembre.

El director del recinto señaló que de los 30 empleados que dimitieron en el hospital, 21 de ellos trabajaban en áreas clínicas.

Asimismo, indicó que si bien la tasa de vacunación es del 73% en todo el condado, en el sistema de salud hay 165 empleados que no ha recibido ni una sola dosis de la vacuna y de los cuales “no está claro si lo harán”.

“Nos quedan dos semanas para que 165 miembros del personal reciban la primera dosis de la vacuna. Y al mismo tiempo, debemos desarrollar planes de contingencia para los servicios que creemos están en riesgo. No podemos esperar hasta el último minuto”, aseguró Cayer.

Cuestionado por la posibilidad de mantener en funcionamiento la sala de maternidad, Cayer manifestó: “Nuestra esperanza es que a medida que nos acerquemos, el número de personas vacunadas aumentará, menos personas se irán y, tal vez, con un poco de suerte, algunos de los que han dimitido, lo reconsideren”.

Además, enfatizó que los despedidos no podrán gozar de los beneficios de desempleo por no haber acatado la vacunación obligatoria.