Seis jóvenes en huelga de hambre exigen medidas contra el cambio climático en Alemania

Acompañados de una acampada de 200 personas, los jóvenes no pretenden abandonar su causa hasta que los candidatos a canciller se comprometan con el cuidado del medio ambiente.

En el Bundestag, se elegirá al canciller que reemplazará a Angela Merkel y definirá la política medioambiental de los próximos años en el país. Foto: ABC
En el Bundestag, se elegirá al canciller que reemplazará a Angela Merkel y definirá la política medioambiental de los próximos años en el país. Foto: ABC
Mundo LR

Este domingo se cumplen 14 días desde que seis jóvenes, de entre 18 y 27 años, iniciaron una huelga de hambre delante del Bundestag, sede del Parlamento de Alemania, sin intenciones de abandonarlo hasta que los candidatos electorales conversen con ellos y se comprometan a medidas concretas de protección del medio ambiente.

Acompañados de otras 200 personas en un campamento, cuya edad promedio son los 20 años, los manifestantes intentan mantener ocupado el espacio entre la Cancillería de Merkel y el Bundestag hasta las elecciones de Alemania.

“Se trata de un último recurso”, dice una de las chicas en protesta. “Solo pararemos si ellos tienen una conversación honesta con nosotros”, añade indicando con un dedo al Parlamento.

La mayoría de jóvenes son integrantes de Sin queroseno y Fridays for future, movimientos de lucha contra el deterioro climático. Los protestantes, en esta ocasión, expresan su profunda insatisfacción sobre la política medioambiental de Alemania.

Si bien en julio de 2020 el gobierno de Angela Merkel decidió que abandonarían por completo el uso de energías procedentes de la quema de carbón para 2038, un sector señala que puede realizarse mucho antes y que es necesario apurarse.

“Nuestra reivindicación es que Alemania abandone por completo el carbón en 2030 y sea climáticamente neutral en 2035″, sostiene el portavoz de Fridays for future, Fabian Schäfer, investigador científico de la Universidad de Bochum, de 30 años de edad.

De acuerdo con Schäfer, la huelga de hambre no forma parte de la acampada “porque Fridays for future no convoca o incita a ninguna actividad que pueda poner en peligro la vida de las personas”; sin embargo, mostró su solidaridad con la medida extrema.

“Si permitimos que siga aumentando la temperatura no solamente el empleo se verá afectado, sino también las olas migratorias que recibiremos y las catástrofes naturales. Este verano hemos podido comprobarlo con las terribles inundaciones sufridas en Alemania”, sostiene Schäfer.

Por otro lado, Gaby, estudiante de Química indica que “no queda tiempo, estamos ya tocando un punto sin retorno y es hora de poner toda la carne en el asador”. “Y aunque existen todo tipo de pruebas científicas, los políticos no hacen nada. ¡Es insoportable! Por eso apoyo a los compañeros que están haciendo la huelga de hambre”, concluyó.

Lina Eichler, de 18 años de edad, es otra de las personas que ha tomado la medida de fuerza. “Queremos que los candidatos a canciller prometan que, si son elegidos, montarán un consejo climático integrado por ciudadanos. Un organismo cuyos miembros se determinen por sorteo y que elaboren propuestas legislativas que los políticos deberán escuchar e implementar”, señaló.

“Continuad, hasta que nos escuchen, hasta que sea necesario, que la campaña electoral no pueda evitarnos, es la única esperanza de preservar nuestro futuro”, sentenció Lina.

Elecciones en Alemania

Las elecciones federales de Alemania están programadas para el 26 de septiembre y en ella se elegirán a los 709 diputados del Parlamento (Bundestag). Luego, será esta entidad la que designará por votación al canciller que reemplazará a Angela Merkel. Entre los candidatos destacan el conservador Armin Laschet, Annalena Baerbock de los Verdes y el socialdemócrata Olaf Scholz.