Francia acoge el Congreso Mundial de la Naturaleza, una cita para curar al planeta

En el encuentro se actualizará el inventario de especies en peligro de extinción de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), entre otros compromisos por retomarse.

"La mala noticia es que no hay vacuna para un planeta enfermo", afirmó el presidente francés Emmanuel Macron, durante el evento de inauguración. Foto: EFE
"La mala noticia es que no hay vacuna para un planeta enfermo", afirmó el presidente francés Emmanuel Macron, durante el evento de inauguración. Foto: EFE
Mundo LR

Por primera vez, Francia acogió en Marsella el Congreso Mundial de la Naturaleza, organizado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), la mayor entidad de protección del planeta Tierra y su biodiversidad.

La reunión congrega a cerca de 1.400 organizaciones, entre ellas asociaciones de la sociedad civil, pueblos indígenas y expertos en protección de la biodiversidad, y planea extenderse hasta el 11 de septiembre.

La UCIN, fundada en 1948, tiene como objetivo clasificar la riqueza natural del mundo y orientar la política medioambiental de los 170 países miembros. Hasta el momento, tienen catalogadas 137.000 especies de animales y vegetales, de un objetivo mínimo de 160.000.

Entre una de las actividades más importante de la agenda está la actualización de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN, en la cual 28% de los animales catalogados se encuentra bajo peligro de extinción. Este inventario mundial permitirá hacer un balance de la continua destrucción de los ecosistemas y las especies.

Otro de los puntos en discusión es analizar el impacto del cambio climático en la mutación de la biodiversidad, así como la creación de una eventual comisión especializada. Además, se deliberará acerca del “lugar de la naturaleza en los planes de recuperación económica posteriores al COVID-19”, “una nueva y ambiciosa estrategia de biodiversidad global” acompañada de un “plan de acción global para las especies” y “la contribución de la naturaleza a la lucha contra el cambio climático”.

En la primera fecha, Gobiernos e instituciones internacionales retomaron el compromiso para proteger la biodiversidad.

Así, por ejemplo, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, sostuvo que “la mala noticia es que no hay vacuna para un planeta enfermo”. Seguidamente, anunció que Francia reforzará la protección de sus aguas en el Mediterráneo en un 5% hasta 2027.

Por su parte, Audrey Azoulay, directora general de la Unesco, se comprometió a proteger el 30% del planeta hasta el 2030, además de respetar a los pueblos indígenas

Mientras tanto, en las calles de Marsella, decenas de personas criticaron el evento señalando que los participantes no están realmente atacando las causas del “ecogenocidio”.